Autor Tema: ¿Pastilla roja o azul?  (Leído 4903 veces)

Desconectado Pajarraco

  • MASTER
  • ***
  • Mensajes: 13
  • Sexo: Masculino
¿Pastilla roja o azul?
« en: 26 de Noviembre de 2012, 12:18:08 pm »
Voy a iniciar el presente tema con una escena de una de mis películas favoritas:

MATRIX. La elección de Neo. Pastilla roja o azul. Tú eliges.

MORFEO: ¿Te gustaría saber lo que es? Matrix nos rodea. Está por todas partes, incluso ahora, en esta misma habitación. Puedes verla si miras por la ventana o al encender la televisión. Puedes sentirla, cuando vas a trabajar, cuando vas a la iglesia, cuando pagas tus impuestos. Es el mundo que ha sido puesto ante tus ojos para ocultarte la verdad.

NEO: ¿Qué verdad?

MORFEO: Que eres un esclavo, Neo. Igual que los demás, naciste en cautiverio, naciste en una prisión que no puedes ni oler ni saborear ni tocar. Una prisión para tu mente . Por desgracia no se puede explicar lo que es Matrix. Has de verla con tus propios ojos. Ésta es tu última oportunidad. Después, ya no podrás echarte atrás. Si tomas la pastilla azul fin de la historia. Despertarás en tu cama y creerás lo que quieras creerte. Si tomas la roja , te quedas en el País de las Maravillas y yo te enseñaré hasta dónde llega la madriguera de conejos. Recuerda: lo único que te ofrezco es la verdad. Nada más. Sígueme.




Cuando ingresé al presente foro, nadie me dio a elegir entre dos pastillas. Simplemente leía desde el exterior y asimilaba la abundante información que en él encontraba. Hasta que pasado un tiempo empecé a enlazar todas las ideas sueltas que había leído en este site. Y de pronto, todo cobró un sentido.

Había descubierto unas cuantas verdades que mi cabeza era incapaz de asimilar. Me decía a mi mismo “¿Cómo he podido estar tan engañado todo este tiempo?”. “¿Y ahora qué?

Lógicamente siendo conocedor de la realidad sobre las relaciones de pareja y con mis ideas que tenía a futuro en aquel instante mi mundo se desmoronaba, todo lo que había planificado en un futuro. No vislumbraba mi vida sin una pareja a mi lado. Y de pronto te das cuenta, que no puedes contar con ninguna mujer a tu lado.

Fue entonces cuando me dije a mi mismo que debía de hacer algo para seguir siendo feliz, “ojalá nunca hubiera decidido tomar la pastilla roja”, pensaba. “Hubiera sido un idiota engañado, pero feliz”.

Tenía dos posibles salidas, aprovechar toda la información que el foro me brindaba para actuar en cada momento de mi vida para mi beneficio propio. O asimilar la filosofía de vida que aquí se me proponía.

Opté por seguir todas las recomendaciones que se daban para ir asimilando correctamente la filosofía. Empecé a preocuparme por mi persona, deje de hacer cualquier actividad por lo que pudieran pensar los demás de mí. Decidí que todo lo que hiciera por mi persona debía de ser para mi disfrute personal.

Han pasado ya unos cuantos meses desde que tomé aquella decisión. Debo de decir que lo he pasado muy mal, muchos momentos de soledad, los cuales se hacían insufribles para una persona que nunca la había sentido.

Con el tiempo empecé a apreciar los pequeños detalles de mis logros. La satisfacción personal por superarme cuando salía a hacer algún deporte, realizaba alguna ruta de montaña o simplemente era capaz de comprender una compleja teoría de mi ámbito profesional.

A prior, dichos logros, no implicaban una aceptación social. Nadie se enteraba que los hubiera conseguido y seguramente para los lectores de este post no tengan ningún sentido. Efectivamente, solo tenían sentido para mí persona. Y aunque pueda parecer descabellado nunca un pequeño logro me había resultado y resultan tan satisfactorios como estos.

Hoy por hoy, puedo decir que soy una persona completamente diferente. Realmente lo único que he hecho ha sido cambiar mis prioridades en la vida. Y desde entonces no he vuelto a sentir dicha tristeza que en un pasado llegó a invadirme.

La reflexión a la que llego con esto que cuento es que este foro es un arma de doble filo. Ser conocedor de la realidad de las relaciones de pareja implica un cambio necesario en las personas. Por desgracia esto no suele ser así.

De ahí mi insistencia para que nuestros usuarios interioricen dicha filosofía que le presentamos. Créanme cuando les digo que nunca más volverán a ser plenamente felices sino llegan a adaptar completamente dicha filosofía a su vida.

Ser conocedor de dicha realidad puede ser lo más desastroso para una persona si realmente piensa que con lo aprendido puede retener a cualquier mujer a su lado. Al final, la enseñanza más importante que se plantea es:

Ningún hombre necesita de una mujer para desarrollarse y ser feliz. Salvo, tal vez, la madre, en etapas tempranas de la vida” (Juanpindonga®).

Tú decides tu destino.
« Última modificación: 26 de Noviembre de 2012, 03:51:46 pm por Pajarraco »