Autor Tema: Las mujeres, van y vienen... los amigos, son para siempre.  (Leído 6756 veces)

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 4908
Las mujeres, van y vienen... los amigos, son para siempre.
« en: 03 de Septiembre de 2013, 03:44:07 pm »
Así decía quien fue mi mentor científico, hace ya casi, 4 décadas atrás.

Este humilde escriba, quien tenía problemas con el aprendizaje de matemáticas, física, química y otras asignaturas de colegio secundario (el «instituto» en la Península Ibérica), se acercó a un profesor, vecino del barrio, quien daba clases particulares y que de a poquito, fue enseñándole no solo a aprender a despejar una ecuación, sino también a otras cositas que trascendían el campo educativo formal.

El "profe" (quien en verdad era Dr. en Química), trabajaba en su momento en una institución estatal argentina, con radioisótopos, radiofarmacia y armando aparatos de medición de distintas índoles) me fue enseñando en el hogareño taller, muchas, pero muchas opciones.

Desde saber mandrilar un agujero en un bloque de aluminio, y luego, roscarlo, a armar circuitería electrónica para distintos aparatos de control.

O también, conocer a fondo el uso de diferentes herramientas, incluyendo la mas incipiente que en ese momento era algo «para pocos»: las computadoras.

Ya sea en el taller, en el escritorio frente a la primitiva computadora, o con un papel aprendiendo a hacer el despeje de una ecuación de óxido-reducción, fui incorporando algo que con los años me fue vital en mi trabajo: el método científico.

Tal metodología de pensamiento, aplicada en sí a la propia vida, rindió sus frutos cuando me transformé, también, en científico y docente.

Y mechado entre toda esa información, venía la «otra» información: la de como manejarse con el género femenino.

Fue en ese mismo escritorio en donde aprendí a despejar una ecuación de 2º grado, donde escuché algo que con el tiempo se me fue haciendo familiar:

"-...las mujeres, viven y piensan en función de los hijos que tienen... o que eventualmente van a tener. Dicho en otras palabras, piensan en la catrera todo el tiempo, aunque nunca te lo van a decir".

Y tenía su razón el hombre.

Escuchando charlas informales de mis colegas médicas, ya sea en laboratorios de investigación o en alguna que otra institución médica en donde me tocó trabajar, siempre está, omnipresente, el tema de los hijos.

Con el tiempo, las doctas prescindían de mi presencia a la hora de hablar... era como si estuviera pintado e inexistente.

Pero sí escuchando lo que decían.

"Hijos. Quiero hijos. Mi chongo no quiere ahora tener hijos, y yo sí quiero. ¿Qué puedo hacer?".

Y era en esos momentos, en donde recordaba a mi mentor científico, quien me decía entre ecuación y ecuación, o cuando aprendía de memoria las valencias de los elementos de la Tabla Periódica, aquello que la mujer siempre va a anteponer la maternidad a todo... incluso a veces, en sus carreras profesionales.

En mis recuerdos estudiantiles terciarios, está bien presente el momento en el que visité, por cuestiones curriculares, por dentro, una nursery.

Y veía a mis compañeritas de estudios estupidizadas mirando cunitas e incubadoras con lactantes dentro.

Incluso, ya fuera del aséptico recinto, seguían en estado de pseudohipnosis, con una sonrisa boba, recordando lo que acababan de ver... críos en cantidades industriales.



Los amigos que uno hace en la «década de oro» (de los 20 a los 30 años de edad) suelen perdurar bastante tiempo... y mucho mas que lo que una novia de esas épocas solía durar.

Ignorar tal condición es una sutileza que tiene su costo en el tiempo, dado que perder la amistad de un amigo porque a la noviecita/pareja de turno no le gusta... es una soberana pelotudez.

Muchos son los ejemplos que escuché al respecto.

"-...no me gusta que estés con tu amigo WXYZ, tiene ideas que a mí no me parece que estén bien" (por ejemplo, ir a hacer un picadito de fóbal los jueves a la noche, era «mal visto» por esta fémina).

O sinó "-...¿qué es eso de juntarte a comer con ellos (tus amigos). Tu lugar está en esta casa".

Otra idea contundente y totalmente cuestionable, "-...¿que te vas a ir a escalar con quién y a donde?. ¿A qué estamos jugando?. Tendrías que pensar en que saliéramos juntos de vacaciones". (olvidando convenientemente las tres semanas que se pasó con su masculino, rascándose el higo a cinco manos en una coqueta playa veraniega).

Cuando este redactor compró su primer velero, las protestas de la novia de turno no tardaron en llegar.

"-...ahora, te vas a ir de joda con tus amigos, a levantar minas en ese barco de mierda" (cuando la idea era salir a navegar y poder tener un poco de privacidad a bordo, mientras entre olas y velas, se preparaban memorables almuerzos y cenas en el reducido espacio de una embarcación propulsada por el viento).

El género femenino considera que todo aquello que no esté directamente relacionado con la procreación, hijos y demases, por parte de un hombre, no sirve para nada. O mejor dicho, ellas consideran que no sirve, que es algo substancialmente diferente.

Con los años, aprendí a hacer oídos sordos a tales comentarios.

Y comentar, por ejemplo, "-...mirá, ABCD, salgo de regata por una semana. A la vuelta, hablamos".

Por supuesto, la respuesta de la fémina de turno era "-... síii... andá, pero mejor no me llames cuando vuelvas".

Siendo ése uno de los escasos momentos en donde le hice caso al comentario de una mina: no llamarlas. Total, terminan llamando ellas solitas cuando se dan cuenta que su masculino decidió hacer lo que consideraba prudente, sin pedir permiso a nadie y disfrutando con amigos momentos que difícilmente puedan repetirse.

Y como último comentario, algo que suelo usar con frecuencia con la Srta. de turno con quien pueda compartir mi tiempo:

"-...flaca, si no te gusta lo que hago, sos libre de ir con quien quieras. Hombres, sobran. Y estoy seguro que vas a conseguir así el amor de tu vida".

Huelga decir que no se van con nadie. Al menos, no cuando se les ofrece obtener su ¿libertad? de accionar como quieran.

Por eso.

Parafraseo el título de este post:


"-...las mujeres, van y vienen. Los amigos, son para siempre".

Cultiven amistades duraderas... y disfrútenlas.

Y si a ellas no les gusta... es su problema, no de Uds.

Saludos!.
« Última modificación: 03 de Septiembre de 2013, 04:44:32 pm por juanpindonga »
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl

Desconectado Asrock

  • Usuario Normal
  • *
  • Mensajes: 587
  • Sexo: Masculino
Re:Las mujeres, van y vienen... los amigos, son para siempre.
« Respuesta #1 en: 03 de Septiembre de 2013, 04:36:58 pm »
Genial aporte! se agradece :ok:

Desconectado black

  • MASTER
  • ***
  • Mensajes: 939
  • Sexo: Masculino
Re:Las mujeres, van y vienen... los amigos, son para siempre.
« Respuesta #2 en: 04 de Septiembre de 2013, 01:47:16 pm »
Maravilloso JP.... :clap: :clap:
"Con mi ex no somos amigos ni enemigos. Somos desconocidos con recuerdos" N.N.- "Existe una fuerza motriz mas poderosa que la electricidad y el vapor; la Voluntad" Albert Einstein

Desconectado El Cuartetero

  • MASTER
  • ***
  • Mensajes: 253
  • Sexo: Masculino
Re:Las mujeres, van y vienen... los amigos, son para siempre.
« Respuesta #3 en: 04 de Septiembre de 2013, 04:17:50 pm »
Los tipos que por estar con una mina al lado se apartan de los amigos, deberian nacionalizarce escoceses...

Asi tienen una buena excusa para poder usar polleras que es la vestimenta que les corresponde a los tipos que tienen semejante accionar!!

Excelente post JP! un abrazo!  :bang:

Quien tiene dignidad tambien sufre. Pero su dignidad lo consuela. (Jose Narosky)

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 4908
Re:Las mujeres, van y vienen... los amigos, son para siempre.
« Respuesta #4 en: 06 de Septiembre de 2013, 02:01:17 am »
Los verdaderos amigos van a estar siempre. Una mujer no puede exigirte que no te juntes con tus amigos.

Poder, puede. No debería hacerlo, que es diferente.

Ahora, que el hombre le de pelota, es otra historieta.

Frente a una mina que se pone difícil, dado que insiste en que se «corte» la relación con amistades previas o posteriores a ella, la situación a veces puede complicarse.

Pero también, se puede arreglar con un contundente "-...mirá, flaca, con vos, todo bien. Me gusta salir con mis amigos, ya sea a jugar a la pelota, o a entrenar, o a pasar un rato juntos comiendo como salvajes. Si querés que sigamos siendo pareja, me gustaría que respetaras mis espacios. Caso contrario, te invitaría a que busques otro hombre, dado que el mundo está lleno de ellos, yo no tengo intenciones de cambiar así como tampoco me interesa que vos cambies".

Frente a esa lógica argumental... quedan descolocadas.

Saludos!.
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl

 

     
passport