Autor Tema: Mi novia tiene diez años mas que yo. ¿Cómo hago para que no me deje?  (Leído 2948 veces)

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 4944
De un tiempo a esta parte, en el Foro han ingresado nuevos miembros que mencionan sus escarceos fifatorios con mujeres que tienen diez, quince y mas años que ellos. Y otros miembros, con cierta veteranía en esta página Web, también anduvieron «desflorando» veteranas, algunas, incluso, con hijos.

A ver, vayamos por partes.

Cuando una minita de 30 y tantos, con un par de hijos, se mete con un tipo que tiene 22 añitos, es porque hay algo que no está bien en ella.

Una mujer, simple cuestión supervivencial herencia de la época de las cavernas, intentará emparejarse/aparearse con alguien mayor que ella.

De hecho, en la cueva primigenia, las tiernas quinceañeras eran salvajemente empomadas por cavernícolas que las doblaban en edad. Ellas, muchas opciones no tenían. En cierta medida, era lo mas parecido a una sociedad animal, en donde el macho mas fuerte esparcía sus genes por cuanta incubadora podía conseguir.

Simple cuestión de supervivencia.

En ese sentido, la hembra humana no ha cambiado gran cosa.

Sí, está bien. Antes colectaban frutos, bayas y tubérculos para que su núcleo familiar sobreviviera, mientras el hombre, mas fuerte, mas rápido y también, aunque se quiera negarlo, mas inteligente, se dedicaba a amasijar a garrotazos y con armas arrojadizas, a distintos animalotes aptos para ser fritos, asados y transformados en sushi, por ejemplo, de brontosaurio.

Hoy día, va directamente a un almacén o pseudosupermercado, y se provee de todo lo que necesita, incluso, de esas supremas de pterodáctilo que supieron hacer delicias en sus antepasadas.

El masculino prehistórico no andaba pelotudeando.

Cuando tenía ganas de «lanerpo» ya era tema concluido, agarraba la primer minita disponible y le sacudía a conciencia. Si ella estaba de acuerdo o no, probablemente le importaría un pimiento; al fin y al cabo, lo hacía para desparramar sus genes y lo que pensaba la minita de turno se circunscribiría al hecho que si quedaba impregnada del hombre fuerte de la cueva, probablemente, su prole recibiría mejores atenciones alimentarias que el resto.

Eso, lo pensaba una quinceañera velluda, que no tenía un gran lenguaje y que, por añadidura, lo único que sabía -o podía hacer- era quedar preñada siempre.

A tal punto era considerada cual incubadora de genes, que una fémina que no pudiera quedar gestante, ya sea por una banal infección en sus trompas de Falopio que las terminaba obstruyendo, que su supervivencia en la cueva bien podía llegar a peligrar.

La vida útil -y la vida total, casi- de una mujer en la Edad de Piedra no sobrepasaba los 30 años.

Y los empomadores cavernícolas, con suerte, superaban los 40.

Al menos, problemas de aportes jubilatorios no tenían.

Hoy día, una fémina que se emparejó a los 24, se casó a los 26, se preñó a partir de los 27, llega a los 32 con dos o tres críos, muy chiquitos, que requieren absolutamente de la madre.

Y muchos hombres no están dispuestos a estar pendientes de las peticiones de una madre que, por el mero hecho de su maternidad, deja de darles pelota a ellos, y se dedican ¿por entero? a su prole.

Mas allá que este humilde escriba considere que la paternidad es una cuestión compartida y que las madres no tienen derecho siquiera a mencionar la expresión "-... yo soy madre y  vos no" (dicho al padre de sus hijos), muchas veces las féminas se escudan en su condición de madres o bien para obtener lo máximo posible del padre de sus hijos, como para también, considerarse en un estamento que orilla en lo divino, en el momento en que hacen referencia en cualquier sitio para obtener preferencias (la fila de un banco, un trámite en una oficina pública) y ser atendidas primero.

El único lugar en donde no pueden hacer valer su postura de madre aventajada... es en el consultorio pediátrico.

Ahí, por mas que lo intenten, se encuentran todas en las mismas condiciones, de manera que exigir que se las atienda antes por ser madres... no va, porque todas están en ese estadio.

Ni que imaginarse las caripelas de orto totales que allí se ven, sean hospitales públicos o sitios privados.

Una mujer que cree que dejando su pareja, el padre de sus hijos, a quien acusa de todos sus problemas universales resuelve todos sus problemas en este mundo, es a mi criterio, una soberana pelotuda.

Estarán aquellas lectoras que dirán "-... claaaro, éste es un sitio machista, por eso dicen lo que dicen"; la realidad es que en mis encuestas discretas al género femenino para sacarme dudas -o dilucidar otras- me encuentro que siempre dicen que todos los problemas son de su ahora «ex», quien, según ellas, son acreedores del mas nefasto compendio de malos modos, malos humores, vagancia y la lista sigue.

Muchas mujeres están convencidas que cuando se separan, sus problemas disminuyen a la mitad. Esto es, que toda la culpa (pero toda) la tiene el padre de sus hijos.

Ni siquiera se les ocurre pensar que los problemas, mas que dividirse a la mitad, se duplican.

Porque antes tenían al padre de sus hijos para que les esperara, por ejemplo, en el consultorio del pediatra con los otros críos.

Ahora, tienen que hacer todo solitas.

Antes, sabían que había un tipo que pagaba todas las cuentas.

Ahora, aunque intenten hacer que el fulano siga pagando todo, tienen que salir a trabajar y suspender las «rascadas de higo» a cinco manos que antes les resultaban tan divertidas.

En ese contexto, se dan cuenta que sus amigas, las que no se casaron ni están viviendo emparejadas, tienen novios/amantes que se las empoman y sacan a pastorear los fines de semana.

Y ellas, con sus maternidades a cuestas, lo único que pueden hacer es quedarse cuidando los críos mientras que sus amigas fifan a lo salvaje.

Y la historieta sigue.

Ni que hablar cuando se enteran que el padre de sus hijos consiguió una minita diez años menor que ella, de esas que pueden succionarse el pulgar del pie sin mucho esfuerzo, y a ellas no las toca nadie ni con un palo esterilizado.

Llega un momento en que dicen "-... pues... que se vaya todo al soberano carajo, yo me consigo un chongo para mi uso exclusivo".


Ahora... ¿qué clase de tipo está disponible para una madre multípara, que tiene algún que otro capricho y malhumor no resuelto y que se dedica a cuidar críos mientras sus amigas entregan la virtud por cuanto orificio anatómico tengan disponibles?

Pues... alguien mas joven que ellas.

Porque alguien mas veterano, con mayores recursos financieros, se va a a tratar de enganchar por un tiempito a una jovencita animosa, que fife mucho, hable poco y joda aún menos.

No una mina que se ponga en cargosa como probablemente ella suela ponerse.

Notan de un momento a otro que pasaron a conformar una suerte «mesa de saldos» virtual, y ninguna mujer quiere resignarse a quedar sola.

¿Y a quien agarran de la poronga?

Pues... a alguien mas joven.

Saben perfectamente que los hombres hasta casi entrados los 30 años, no tienen suficiente dinero para mantener a una fémina con todos los chiches.

Y es por eso que se resignan a estar con alguien mas joven, que las acepta a ellas en su condición de madres, a la espera de fifársela todas las veces posibles.

Por un tiempo, esa estrategia femenina funciona, hasta que ella comienza a darse cuenta que el tipo quiere fifar, pero de aportar económicamente para que ella críe sus hijos, nones.

Y lo que cualquier madre con críos, sin pareja, espera encontrar, es un fulano que las sostenga económicamente a ellas y a sus hijos.

Cuando eso no sucede, comienzan a ponerse en estrechas y buscar otros tipos, en la errónea creencia que tienen 20 años, que con solo menear la cachufleta bajo el sol, van a conseguir cualquier masculino que les venga en ganas.

Eso, pasó hace mucho tiempo atrás.


Ahora, agarran viaje con lo que venga. Si es que viene, aclaro.

Por eso, sostengo que meterse con una mina mucho mas grande que uno, es una güevada cósmica. Porque ellas buscan un marido que las sostenga, y ellos, una cachufleta en «lanerpo» cada vez que sientan esa necesidad imperiosa masculina.

En ese sentido, cualquier minita que se precie de ser tal, máxime, si tiene hijos, va a intentar conseguir un flaco de la edad que sea, para tener primero una poronga en donde apoyarse cuando andan con ganas de que se las fifen, o, en el mejor de los casos, para que se haga económicamente responsable de los hijos de ella... y que él no engendró.

Simple pensamiento económico femenino, aclaro.

¿Fifan bien las denominadas "veteranas"?

Muchas veces, son un desastre. Condición que vienen arrastrando desde hace tiempo, motivo por el cual muchas veces el padre de sus hijos se la quiso sacar de encima, al conseguir una veinteañera que hasta que no se echaba ella misma 5 al hilo, no dejaba de fifar.

Algunas, con experiencia fifatoria intensa previa a ser madres, suelen ser amantes relativamente aceptables.

Ahora... noviar con una fémina mas grande, con hijos previos, tomando la errónea creencia que ella se te va a enamorar perdidamente... nones.

Porque muchas veces, tales madres suelen ser un auténtico fiasco. Tanto en el plano sexual como en el afectivo.

¿Tener novias mucho mas grandes que uno?

Diría que es un negocio no muy rentable.

Porque en el afán de ponerla, ellas van a hacerle quemar etapas -y muchas- a su nuevo partenaire, en aras de poder conseguir sus favores sexuales.

Por lo tanto, si se puede buscar otro perfil femenino, evitar meterse con mujeres mas grandes (con diferencias marcadas); porque termina siendo un fiasco.

Ténganlo en cuenta.

Saludos!
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl

Desconectado Wilfred

  • Usuario Aprendiz
  • *
  • Mensajes: 59
  • Sexo: Masculino
Re:Mi novia tiene diez años mas que yo. ¿Cómo hago para que no me deje?
« Respuesta #1 en: 21 de Marzo de 2015, 10:14:09 am »
 :clap: :clap: :clap:

Gracias Dr.!!!

Desconectado sebchelios

  • MASTER
  • ***
  • Mensajes: 1070
  • Sexo: Masculino
Re:Mi novia tiene diez años mas que yo. ¿Cómo hago para que no me deje?
« Respuesta #2 en: 21 de Marzo de 2015, 09:24:45 pm »
Muy buen post.

Yo personalmente creo que una mujer mayor te puede dar mas experiencia en la cama, para luego agarrar a una de 20  y hacerla de goma. Pero como decis, Juanpi, algunas no pueden ser excelentes garchadoras.

Como regla general estaria con maduras solo para tener un revolcon o varios y luego su ruta, nada de noviar.

 

     
passport