Autor Tema: ¿Cómo se gestiona?  (Leído 1277 veces)

Desconectado Equis

  • MIEMBRO DESTACADO
  • *
  • Mensajes: 1504
  • Sexo: Masculino
  • «Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que, de ahora en adelante, ya no podré creer en ti.» Friedrich Nietzche.
    • Mi canal de YouTube
¿Cómo se gestiona?
« en: 13 de Enero de 2016, 02:04:30 pm »
  Leyendo un texto recomendado por alguien de aquí del foro, se me ocurre una interrogante.

  Siempre aceptamos que mujer de tal edad o más(será variable para cada quien), resultará un clavo hasta que se demuestre lo contrario[sic].

  Hasta ahí, a pesar de lo polémico, puede ser universalmente discutible o no; aunque es una afirmación aprobada de modo habitual aquí en el foro.

  No obstante, se proclama también de forma común, que hombre soltero, de casi cualquier edad, resulta de algún modo, una especie de diamante casi en bruto para ellas.

  ¿A qué se debe esa diferenciación? ¿Por qué a partir de la visión nuestra, habla mal de las mujeres el hecho de que no estén emparejadas, y bien en la suya, de nosotros? ¿Por qué un tipo tendería a huir frente a una cincuentona así por ejemplo, y una mina, a sentirse atraída y acercarse a alguien que voluntariamente decidió no estar en pareja?(Quitando todo lo micro: me estoy refiriendo únicamente a lo macro.)

  Por otra parte, minas demasiado pequeñas en edad, son un dolor de huevos; y crecidas, lo mismo, sólo que peor, porque pueden manejarte más: ¿entonces? ¿Qué se debe hacer? ¿Meterse en un monasterio? ¿Decidirse a la dedicación consuetudinaria y habitual al onanismo?

  ¿Hay una especie de rango de dos edades entre las que sí se les puede entrar? Si es que lo hay, claro; y de haberlo, no sería igual para todas, como dije antes. Y en el último caso: ¿a qué responde? Y sería finito, de modo que en algún momento terminaría. ¿Y si el no estar emparejadas dentro de ese rango las convierte en una especie de dragones, cómo se soluciona? Cómo se soluciona a favor de nosotros digo.

  Y además, si no andan en pareja, lo dicho más arriba; y si lo están, no se las puede tocar(con toda razón, por supuesto). ¿Entonces?

  Sobre todo para quienes aún se plantean lo de armar una pareja formal y eso, ¿cómo hacen? ¿No hay más opción que mudarse a Escandinavia?




  No quiero decir que nos pongamos como la gata Flora(si se la ponen, grita; si se la sacan, llora), pero de algún modo suena así; aunque en realidad, simplemente no entiendo cómo se soluciona, si es analizado fríamente, o séase poniendo a un lado los sentimientos y demás, y pensándolo.

  ¿En qué etapa de la vida de la mujer, conviene a un hombre el emparejarse formalmente?
  (No digo que convenga casarse: eso no conviene jamás; sino aceptar una relación de pareja; sea un noviazgo, o una convivencia, o etcétera.)

  Agradezco las respuestas y opiniones.

  Equis.
«El desapego no es que tú no debas poseer nada. Es que nada te posea a ti.»
El dolor es obligatorio; el sufrimiento, elegible; y luego, la recuperación, inevitable también.

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 4740
Re:¿Cómo se gestiona?
« Respuesta #1 en: 13 de Enero de 2016, 03:33:34 pm »
  Siempre aceptamos que mujer de tal edad o más(será variable para cada quien), resultará un clavo hasta que se demuestre lo contrario[sic].

Estimado Equis, un gusto leer tus líneas.

La respuesta a tu pregunta viene desde la época de las cavernas.

Antaño, una fémina apenas comenzaba a tener sus ciclos hormonales, quedaba preñada.

Si sobrevivía a la primera gestación y al primer parto, probablemente, continuaría viviendo embarazada hasta llegar a los 30 años, edad en la que las peludas (y olorosas) féminas prehistóricas concluían su vida.

No así los masculinos que duraban diez añitos mas.

La especie humana se guarda a sí misma lo mejor de su fertilidad a edades tempranas.

Si hacés memoria, y si alguna vez tuviste una perrita, ya al primer celo (que bien puede ser a los seis meses de edad) va a intentar quedar preñada. Aunque tal embarazo le limite su crecimiento.

Así ancestralmente, se utiliza la gran fecundidad de las jóvenes de cualquier especie.

Conforme ganan años, sobre todo, las hembras humanas, se ponen considerablemente mas hinchapelotas y menos fértiles.

Dolorosamente conscientes de tal limitación, van a apurarse lo mas posible para conseguir quedar gestantes.

O, caso contrario, si tienen un proyecto académico/laboral en ciernes, postergan el tiempo de su primera gestación, congelando sus óvulos hasta que ellas consideren que es el momento justo de quedar preñadas.


  No obstante, se proclama también de forma común, que hombre soltero, de casi cualquier edad, resulta de algún modo, una especie de diamante casi en bruto para ellas.

Es simple, y creo que en análisis es interesante.

Un hombre es fértil casi hasta que muere.

Una mujer es fértil desde los 12 años y por la friolera de 400 ciclos fértiles.

Diferencia que las compulsa a buscar rápidamente un tipo que las impregne con su ADN.

Si luego de ese tiempo, o al finalizar el mismo, siguen todavía en la búsqueda del masculino ideal, cual príncipe azul, es porque o bien tienen algún severo problema en su microprocesador central, o son tan fastidiosas y molestas que ningún tipo quiere saber nada de ellas mas allá de algunos polvitos.


  ¿A qué se debe esa diferenciación? ¿Por qué a partir de la visión nuestra, habla mal de las mujeres el hecho de que no estén emparejadas, y bien en la suya, de nosotros?

¿Para qué ensartarse con una veterana, habiendo tanta jovencita sin problemas de CPU dando vueltas?

¿Por qué un tipo tendería a huir frente a una cincuentona así por ejemplo, y una mina, a sentirse atraída y acercarse a alguien que voluntariamente decidió no estar en pareja?(Quitando todo lo micro: me estoy refiriendo únicamente a lo macro.)

No hace mucho, en una festichola para festejar fin de año, me encontré con un colega al que no veía desde hace un año.

Él, rondando la sesentena, ella, con ½ siglo a bordo.

Él, con un fabuloso estipendio anual (de esos que te permiten todos los años irse de vacaciones a esas islitas caribeñas que aparecen en la publicidad de cualquier folleto adjunto al resumen de la tarjeta de crédito); ella, con apenas un ingreso mínimo.

Él, padre y abuelo. Ella, madre y también abuela.

Se juntaron el hambre y las ganas de morfar.

Ella, sabedora de las posibilidades que tiene él de conseguir féminas mas jóvenes, se mantiene en línea, hace ejercicio y jode bastante poco (dicho por el mismo usuario de la susodicha fémina).

Es simple. Mina hinchapelotas, es descartada sin muchos melindres.

Si tiene algo dentro de la cavidad craneana y es capaz de contabilizar la cantidad de abriles que han pasado por su persona y su cachufleta, se va a mantener en el molde sin joder, como, por ejemplo, la predecesora afectiva de este colega, quien en una festichola el año anterior, se mandó una escenita que terminó siendo lo suficientemente contundente como para que le sacaran tarjeta roja.


  Por otra parte, minas demasiado pequeñas en edad, son un dolor de huevos; y crecidas, lo mismo, sólo que peor, porque pueden manejarte más: ¿entonces? ¿Qué se debe hacer? ¿Meterse en un monasterio? ¿Decidirse a la dedicación consuetudinaria y habitual al onanismo?

Mmm... no. Mas bien, a la práctica habitual del «desfloramiento»  :shm2: de féminas de la edad que sean, pero sin proponerles nada de nada. Simplemente, diciéndoles lo que ellas esperan escuchar y luego, si se practica un análisis bien pormenorizado, concluir la relación si existen parámetros inconsistentes que puedan ir empeorando en el tiempo.

  ¿Hay una especie de rango de dos edades entre las que sí se les puede entrar?

Sí. En el subcontinente centro y sudamericano, hasta los 32 años como límite.

En Europa, en países que no tengan raigambre ibérico-itálica, hasta los 35. Y si son escandinavas o germanas, un poco mas, digamos, hasta los 37.


Si es que lo hay, claro; y de haberlo, no sería igual para todas, como dije antes. Y en el último caso: ¿a qué responde? Y sería finito, de modo que en algún momento terminaría. ¿Y si el no estar emparejadas dentro de ese rango las convierte en una especie de dragones, cómo se soluciona? Cómo se soluciona a favor de nosotros digo.

Una mina que llega a los 40 o mas, sin pareja, ha pasado por varias porongas y ninguna le vino bien.

O lo peor, ni siquiera llegó a coleccionar japis en cantidades apreciables, con lo que su condición revolcatoria/reproductiva es verdad, bastante pobre.

Una mina siempre es consciente de su fecha de vencimiento. Y salvo rarísimos casos (como por ejemplo, las religiosas o las féminas casadas con su trabajo, y estas últimas con ciertos atenuantes), traspuestas ciertas barreras etarias, es que no supieron -o no pudieron- aprovechar sus intelectos para encontrar masculinos que les sean funcionales.


  Y además, si no andan en pareja, lo dicho más arriba; y si lo están, no se las puede tocar(con toda razón, por supuesto). ¿Entonces?

Este humilde escriba supo tener novias que pasaran de los 40.

La charla, amena. Las capacidades culinarias de las mismas, bastante aceptables. La performance a futuro, caótica.

Están solas porque no supieron aceptar sus limitaciones y tratar de compatibilizar su mal carácter -o la falta de él- con un masculino dado. O porque idealizan el perfil de hombre que quieren, exigen y exigen, y se olvidan que no tienen 20 años y las turgencias de esa edad.


  Sobre todo para quienes aún se plantean lo de armar una pareja formal y eso, ¿cómo hacen? ¿No hay más opción que mudarse a Escandinavia?

Estimado Equis, cuando rompo las pelotas con las nórdicas -y en cierta medida, también con las germanas, holandesas, belgas y bálticas- es porque son minas diferentes al resto.

Es decir, de allí para abajo geográficamente, esto es, viendo mas a paralelos sureños.

Es gente con mayor preparación académica que el resto, que vive en zonas en donde el frío en verdad les obliga a usar el cerebro y no estar culo arriba haciendo fotosíntesis en una playa mediterránea.

Si bien la historia comenzó a escribirse en el apetecible país helénico, sitio en donde los veranos son tórridos (te recontracagás de calor al sol, ni que hablar si estás navegando por el Egeo y no sopla viento), quienes escribieron en su momento la historia allí... fueron hombres, y no mujeres.

A tal punto, que en grupos de investigadores en donde trabajé hasta el día de hoy, había algunos griegos... pero griegas, ninguna.

Entonces, establecido ya un patrón genético diferenciado, las condiciones meteorológicas o climáticas adversas durante muchos días al año, entiendo que estimulan la selección natural permitiendo que las mas aptas sobrevivan. Y esto es con mayor capacidad cerebral, tanto en volumen como en capacidad de análisis.

No es invento mío, simplemente, ver la cantidad de científicas que hay en zonas muy frías, frente a sus homólogas de zonas de tórrido clima.


  No quiero decir que nos pongamos como la gata Flora(si se la ponen, grita; si se la sacan, llora), pero de algún modo suena así; aunque en realidad, simplemente no entiendo cómo se soluciona, si es analizado fríamente, o séase poniendo a un lado los sentimientos y demás, y pensándolo.

  ¿En qué etapa de la vida de la mujer, conviene a un hombre el emparejarse formalmente?

Antedicho ya: un promedio de 30 años en Centro y Sudamérica, 35 norteeuropea, hasta 37 si es escandinava.

  (No digo que convenga casarse: eso no conviene jamás; sino aceptar una relación de pareja; sea un noviazgo, o una convivencia, o etcétera.)

Llamémosle eufemísticamente «convivencia fifística». Tiempo en el que se puede compatibilizar ideas con una mujer, y tiempo en el que ella pueda preñarse sin romper demasiado las pelotas.

Ahora, si analizamos netamente las cuestiones de féminas en el Río de la Plata -y adyacencias- me circunscribiría, por una cuestión étnico-etaria, a féminas que no excedan los 30 años de edad. Y que tengan como mínimo, educación secundaria y que trabajen.

Luego viene la cuestión física (creo, en cierta medida, que es la mas importante), esto es, mujeres que cuiden de su anatomía sin excederse en sus pesos e intentar emular a Moby Dick (la ballena blanca).

Por último, creo que una conversación con cualquier mujer de esa edad, que no exceda los diez minutos, marca a las claras el tipo de mujer que es y en lo que factiblemente se va a convertir en poquitos años.

Porque a cualquier edad, lo que a uno le parezca ser una mujer... va a terminar siéndolo. La diferencia está en la capacidad actoral y de también, como saber mentir para «venderse» como una fémina apetecible para todo uso, cuando en verdad, no excede a lo netamente revolcatorio.

Tus consultas son complejas, estimado Equis, porque están cifradas en lo mas complejo de la naturaleza femenina: en como elegir una mina que no resulte ser un clavo, que no se transforme en un barril de grasa, que no quiera llenarse de hijos, que no quiera rascarse la cachufleta a tiempo completo, que la mantengan y que, por sobre todo, no quiera ponerse en hinchapelotas.

En eso, colabora y bastante, ver el perfil materno de la susodicha, las hermanas, tías, primas y otras parientas consanguíneas cercanas.

Las féminas tienen una notoria tendencia a parecerse entre ellas. Mas aún, en su perfil genético endofamiliar. Genotipo y fenotipo (la expresión del primero modificada por el medio ambiente), marcan a las claras, en cualquier grupo familiar, de como van a ser las féminas a futuro.

Un ejemplo simple, a saber.

Años ha, salía con una esbelta mamá, quien sabía que el futuro estaba en conseguirse un tipo con plata.

Ella, bastante holgazana para trabajar -y bastante ineficiente, además-, tenía varias malas costumbres que no proyectaba cambiar. Como el de consumir litros de café por día y el de fumar como una murciélaga.

Y observando a la susodicha, a la madre de la susodicha y a las hijas de la susodicha, encontré un patrón común: las tres generaciones se restregaban la nariz con la palma de la mano. Es mas, hasta contabilizaba la cantidad de veces por hora que lo hacían: cinco veces. Y también, el número de movimientos de la mano: tres restregadas de nariz.

Si eso no es genética pura, aplicada y heredada... suficiente para mí.

Ahora, la abuela del clan, consumía cantidades industriales de psicofármacos, facilitados por su consorte, médico.

La hija, ergo, la fémina con la que salía, conseguía por parte de los agentes de propaganda médica, también, psicofármacos que consumía por su cuenta.

Y la mas jovencita de todas, le robaba a la madre, benzodiacepinas para pelotudear y dormir.

Cuando me enteré de eso, rápidamente decidí concluir la relación.

La fémina estuvo internada por abuso de substancias psicoactivas.

La madre de la susodicha, también internada, por excederse en el consumo de todo lo que el marido le daba.

Y la nietita, de apenas 20 años, en una clínica de rehabilitación por consumo de estupefacientes. Lo mismo que uno de los hermanos.

Todo eso me fue referido... por un colega, psiquiatra, quien me interconsultó en su momento para ayudar en el psicodiagnóstico y tratamiento de la fémina con la cual había noviado/salido.

Por eso. Cualquier duda que tengas con una mina, prestar la mayor de las atenciones, porque con los años, se ponen mucho peores.

Y a ningún masculino le complace saber que su ahora cándida y curvilínea novia, puede en poquitos años (menos de una década) transformarse en un cachalote insufrible y agresivo.

Dudo que tus inquietudes han sido respuestas ni satisfechas siquiera en una mínima medida, habida cuenta de lo que te gusta aprender del género femenino; mucho me gustaría poder ser un mejor «respondedor», pero a veces, mis conocimientos son bastante escasos, o, al menos, no lo suficientemente amplios como a mí me gustarían que fueran. Tal vez, adquiera suficientes conocimientos del género femenino en... 4-5 reencarnaciones.

 :conf1:

Saludos!
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl