Autor Tema: Mas Gastronomía: Nutella y cachufletas jugosas, interacciones y propuestas.  (Leído 1013 veces)

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 4978
Mi abuela me contaba hace unos 45 años, mas o menos, que tener a un hombre contento es bastante fácil.

Hay que atenderlo en la cama y en la mesa.


Pareciera que esa fuera la solución de todos los problemas de pareja... y en cierta medida es real.

Porque un tipo al que la fémina de turno no se pone en estrecha, o que cuando llega de trabajar no se encuentra con su partenaire con caripela de aburrida viendo algún culebrón televisivo apto descerebradas a la espera que él haga el pedido de comida por delivery, suele tener benéficos resultados en la relación de pareja.

Ahora... a las mujeres les gusta comer.

Y mucho.

Que se aguanten porque comiendo alimentos hipercalóricos rápidamente puedan parecerse a una hembra de manatí preñada, es una cuestión alternativa para que tengan en cuenta... pero que les gustan los morfis ricos, eso, seguro.

Si hay algo que me divierte cuando le pregunto a la Srta. de turno o a alguna amiga, que clase de alimentos les gustan mas, invariablemente, dicen que los salados.

Pero si les dejás en la heladera una caja de bombones y una barra de queso bien saludable, cuando se levantan de noche porque les agarró un hambre de emergencia, van a atracar los bombones y ni van a ver al sápido queso.

Creo que eso sucede porque tienen una gran sensación de culpa al atracarse alimentos dulces, sobre todo, los elaborados (descarto aquí las frutas, las mujeres no son muy «fruteras»), a sabiendas que su perímetro abdominal es muy proporcional a la cantidad de porquerías dulces que puedan atracarse en la mitad de un ataque nocturno de angustia oral.


Que una mujer tenga reservas lipídicas en abundancia, viene de la época de las cavernas. Sobre todo, por épocas de escasez cuando ellas, preñadas o lactantes, tenían que mantener una secreción láctea constante para alimentar a sus hijos.

Mientras que para el cazador, un exceso de peso era muy perjudicial en su actividad y velocidad, en una mujer, significaba muchas veces mantener una adecuada secreción de leche para mantener a su hijo con vida.

Hoy día el sobrepeso femenino es el gran cuco de cualquier mujer.

Se sabe que ni bien se ven un poquitín obesas, ya comienzan a pergeñar obscuras historietas sobre la posibilidad que su pareja se mande a mudar con otra mas delgadita (y eventualmente mas fifadora y menos hinchapelotas) de ahí la obsesión femenina por el peso, los cirujanos plásticos, implantes silicónicos, lipoaspiraciones y la lista de «taller» de mantenimiento femenino continúa.

Por otro lado, la industria alimentaria se encarga de fabricar distintos productos aptos para engordar... pero que los hacen muy tentadores para cualquier mujer.

Uno de ellos, es el Nutella.

Fabricado casi desde la época de la 2ª Guerra Mundial, es una pasta con avellanas molidas finas, chocolate, leche en polvo, aceites varios, azúcar y otras substancias que hacen que sea muy atractivo de comer.

Encima, los fabricantes tuvieron el tino de entregar el producto en frascos aptos para ser mantenidos con una mano... y con la boca bien ancha como para que entre una gran cuchara sopera.



Días atrás tuve que hacer un viaje por tierra, que, redondo, orilló el millar de kilómetros.

Ergo, me llevó el día entero entre ida y vuelta.

A mi regreso, fui a comer a lo de una antiquísima amiga y que en su momento, también, compañera de trabajo... allá por el año 1984.

Además estaba el hijo, guía de montaña que orilla la treintena, con quien podíamos compartir múltiples relatos de vagabundeos por las montañas.

Poseedora esta Sra. de un complejo de cabañas, fue un cambio drástico hace unos cuantos años ya, dejar el laboratorio de investigación para dedicarse a la hotelería.

Pero... las mujeres son así. Tienen grandes virajes en sus vidas, cuando así lo deciden.

Esta Dra. tiene pasión por la cocina. Además de ser vegetariana, elabora dulces de frutos de la región, que suelen adornar la mesa del desayuno de sus pasajeros/inquilinos de las cabañas. O bien, sutiles tortas que están prestas para ser devoradas a la hora del café de la tarde.

Concluida la charla, la comida, el postre, el bebestible y todo lo demás, y siendo casi las 2.00 hs., este humilde escriba decide emprender la retirada, para dormir, aunque sea, un rato.

Y antes de irme, la docta me entrega un paquete bien pesado.

"-... para vos que te gusta comer cosas dulces mientras escribís" -me dijo-.

Y era un frascote de Nutella de 650 gr. Con una boca lo suficientemente grande como para que entrara un cucharón de servir sopa, mas o menos.

En un áspero ejercicio de autocontrol, ni bien llegué lo metí en lo mas profundo de un fre.ezer de arcón, para que se congelara y no lo tuviera que volver a ver (o a pensar en él) al menos, hasta que empiecen las nevadas.

Resultó ser que ese día, mientras viajaba, mantuve contacto vía celulitis con una antigua amíga, poseedora de un irónico sentido del humor, a quien, provocando sutilmente y ya habiendo arribado a mi casa, le pregunto que debería haber hecho con ese frasco.

Las opciones que le propuse fueron las siguientes:

1) Congelarlo y olvidarme de él.
2) Probar medio frasco para ver si estaba en buen estado.
3) Comérmelo todo mientras respondo posteos del Foro, y que después choquen los planetas.

La fémina en cuestión, que sin dudas, de haber tenido ella el frasco disponible, hubiera hecho un festival de «probadas» de Nutella, terminó capitulando diciendo que ella se lo hubiera morfado todo, mas o menos.

Y ahí me dio pie, para que aunque cansado y soñoliento, comenzaran las chanzas con esa distante amiga.

Mencionándole que el chocolate, y, concretamente, el Nutella, tiene una especial afinidad con las cachufletas y que éstas se mantengan bien jugosas mientras la usuaria de la misma, se atraca el frasco del susodicho y engordaticio morfi.

Y que cualquier derivado de chocolate, suele ser capaz, administrado en el momento justo, de transformar en permeables hasta las mas estrechas -y deshidratadas- cachufletas, haciéndolas bien jugosas y turgentes.

Si bien mi amiga discutía débilmente su postura, finalmente, terminó admitiendo que le gustan las cosas ricas, que no hubiera dudado en atracarse el frasco de Nutella, y que factiblemente lo hubiera hecho antes -o después- del revolcón (el orden de los factores no altera el polvito).

Es práctica recomendable que el día en el que se haya programado un revolcón (o existan grandes posibilidades que tal evento fifístico acontezca), alimentar adecuadamente a la Srta. en cuestión.

Con el estómago lleno, suelen ser mucho mas permeables a entregar la virtud (o lo poquísimo que de ellas, le quede indemne), y si se le aporta una cantidad determinada de alimentos sápidos, dulces y muy atractivos... ahí sí se va a producir una suerte de «inundación cachufletil», en donde está todo listo y bien jugoso para los ulteriores revolcones siendo el resto, pura pornografía.

Por eso. Si tu novia/pareja/amante/sucedáneo razonable anda un tanto estrecha, no quiere entregar la cantidad reglamentaria de veces por día (un «mañanero» en ayunas y otro a media tarde), un frasco de Nutella (o cualquier otro menjunje muy rico) puede obrar auténticos milagros en la lubricación cachufletil.

Mi abuela decía que los hombres pensamos con el estómago y la entrepierna.

Y puedo aseverar que gran parte de las mujeres, también.

Saludos!
« Última modificación: 19 de Febrero de 2018, 06:56:29 am por juanpindonga »
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl

Desconectado Canis_lupus

  • Usuario Aprendiz
  • *
  • Mensajes: 33
  • Sexo: Masculino
Re:Mas Gastronomía: Nutella y cachufletas jugosas, interacciones y propuestas.
« Respuesta #1 en: 18 de Febrero de 2018, 04:08:44 pm »
Hola compañeros  :good2:

Me ha resultado gracioso el post Juanpindonga.
Aquí en la península ibérica '' España'' la Nutella es un producto bastante consumido y muy rico para acompañar con galletas, pan tostado, helados, gofres, crepes y una inmensa variedad de postres.

Hace poco, en nuestro país vecino (Francia) , esta marca Italiana ofreció un descuento del 70% en dicho producto. Este suceso provocó un cierto caos entre los consumidores, los cuales llegaron incluso a golpearse por obtener este dulce '' disponible en cualquier establecimiento'' .

Yo soy de los que opinan que una buena comida puede alegrarte el día, tanto si estás sólo como acompañado. Y si después de una deliciosa comida se termina fifando pues genial.

Un saludo Juanpindonga.

Desconectado Heineken

  • Usuario Normal
  • *
  • Mensajes: 138
  • Sexo: Masculino
  • Destruir lo antiguo, para construir lo nuevo.
Re:Mas Gastronomía: Nutella y cachufletas jugosas, interacciones y propuestas.
« Respuesta #2 en: 19 de Febrero de 2018, 12:50:47 pm »
Ya que hablás sobre morfi, Juanpindonga, te hago una consulta:

Me interesaba una minita (sí, hablo en pasado, porque ya no), que acostumbra ir al gimnasio, pero hete aquí que se cuida muchísimo de las comidas.

Le escuché la frase "Trato de no comer", aunque creo que hacía referencia a postres y ese tipo de cosas.

¿Cuál es tu visión acerca de las féminas que se cuidan de las comidas del tipo que sea?

Querer recuperar algo que ya está perdido, es perder el doble.

Desconectado Heineken

  • Usuario Normal
  • *
  • Mensajes: 138
  • Sexo: Masculino
  • Destruir lo antiguo, para construir lo nuevo.
Re:Mas Gastronomía: Nutella y cachufletas jugosas, interacciones y propuestas.
« Respuesta #3 en: 19 de Febrero de 2018, 12:53:07 pm »
Agrego: La pendex (22 años aprox) tiene un físico de película. Aún así buscaba quedar más flaca.
El dato es que aparte de sus actividades físicas, sin ser redundante, al cuidarse de ciertas comidas, cuando no se cuida de una, siente que "comete el pecado".  :thnk1:

Querer recuperar algo que ya está perdido, es perder el doble.

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 4978
Re:Mas Gastronomía: Nutella y cachufletas jugosas, interacciones y propuestas.
« Respuesta #4 en: 20 de Febrero de 2018, 09:38:42 am »
Le escuché la frase "Trato de no comer", aunque creo que hacía referencia a postres y ese tipo de cosas.

¿Cuál es tu visión acerca de las féminas que se cuidan de las comidas del tipo que sea?

Si querés conocer a una mujer en profundidad (no significa que te la empomes hasta lo mas profundo), simplemente, invitala a comer.

Ahí salen y afloran los peores demonios que una mina puede tener.

Mas o menos, como cuando manejan un automóvil.

Minita que es conflictiva a la hora de los morfis... es conflictiva en todo. Hoy, y a futuro.

Los alimentos son necesarios para vivir.

Pero vivir obsesionada por lo que tiene que comer -o lo que no- sin una patología metabólica grave de base, es síntoma bastante ominoso que es una mina-problema.

Así que cuando mucho, te la empomarás la cantidad necesaria de veces para quedar adecuadamente deslactosado; acto seguido, te la sacarás de encima.

Saludos!
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl

 

     
passport