Autor Tema: Divorciadas sin hijos... valen la pena o son problematicas?  (Leído 295 veces)

Desconectado toms

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 1
Divorciadas sin hijos... valen la pena o son problematicas?
« en: 23 de Marzo de 2018, 03:50:34 pm »
Hola Chicos:

Tengo 35 años, soltero  e independiente, trato de mantenerme bien, voy al gym todos los días, hago dieta etc, he  tenido pocas novias ya que  era un poco tímido con las mujeres y así he llegado a esta edad sin haberme casado o haber convivido  con una pareja y sin haber tenido hijos. :duno:

La cuestión es que actualmente,  se ha dado el caso de que he conocido varias mujeres entre 28-33 años divorciadas sin hijos, y me pongo  pensar si valdrá la pena entablar una relación con una de estas mujeres o si son mujeres que con un divorcio a cuestas, van  a terminar siendo problemáticas. :ouch:


¿Qué les parece?


Saludos

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 4376
Re:Divorciadas sin hijos... valen la pena o son problematicas?
« Respuesta #1 en: 23 de Marzo de 2018, 06:50:44 pm »
Hola, Toms.

Bienvenido al Foro.


La cuestión es que actualmente,  se ha dado el caso de que he conocido varias mujeres entre 28-33 años divorciadas sin hijos, y me pongo  pensar si valdrá la pena entablar una relación con una de estas mujeres o si son mujeres que con un divorcio a cuestas, van  a terminar siendo problemáticas.

Si uno se pone a revisar estadísticas, la posibilidad que antes de que ambos miembros de la pareja cumplan 30 años se separen/divorcien, orilla en el 50 %.

Léase, que si te juntás/convivís/casás antes de los 30, tenés una posibilidad de dos de que te separes/divorcies.

Si por ejemplo, vos supieras que cada vuelo que uno toma, tiene un 50 % de caerse y estrellarse, obviamente, nadie volaría.

Pero sin embargo, la gente no tiene empachos en arriesgarse a tener que romper su pareja por tener menos de 30 años ambos.

Diferente historieta es cuando se pasa la barrera de los 30.

El hombre se vuelve hiperselectivo.

Pero la mujer se vuelve hiperdesesperada.

Un hombre es fértil hasta casi cuando se va a morir por anciano.

Una mujer es fértil desde los 12/13 años hasta los 51/52. Léase, 400 ciclos ovulatorios fértiles.

El cerebro de la mujer está preconfigurado para que la preñen.

Va a hacer lo indecible con tal de obtener el muy necesario material genético masculino para quedar hiperpreñada.

A tal punto se desesperan por conseguir un hombre, que a una colega, tiempo atrás, que quería tener un hijo con desesperación, me preguntó como podía hacer.

Le sugerí que fuera a un banco de semen, a lo que la fémina se negó, con la fundamentación de "-... un banco de esperma no te paga cuota alimentaria ni el alquiler". (sic)

Ergo, deja al desnudo dos pautas básicas del cerebro femenino (no todas son así, pero la inmensa mayoría tiene el cerebro preconfigurado de esa forma):

1) Que la preñen.
2) Que la mantengan a ella y a su prole.

Con esa visión bien tenida en cuenta, es con la forma en la que tenés que analizar a una mina que se separa/divorcia sin que la hayan preñado.

¿Qué espera una mujer que pasó los 30?

Pues... con urgencia tener hijos. A cualquier costo, aclaro.

Va a hacer todo lo necesario para que de un momento a otro, quede gestante, con o sin la anuencia de la pareja de turno.

Eso sí: se puede poner en estrecha a la hora de entregar el rosquete, pero bajo concepto alguno va a rechazar recibir tus dineros.

Diría que esas féminas de 30 o mas, son aptas para múltiples revolcones y para practicarles un muy profundo análisis sobre la eventual utilidad de meterse con una mina así.

Ellas, dolorosamente, lo saben.

Van a venderse como los seres mas seductores del planeta, con todo el arsenal femenino para convencerte que ella naturalmente es tu mejor opción.

Si tuviera que elegir, buscaría, en Sudamérica, una mujer que no pase de los 28 años.

Y en Europa, 33.

Divorciada o no divorciada.

Mas que eso, entran casi instantáneamente en la denominada «mesa de saldos», con una feroz desesperación por conseguir un tipo con la máxima premura posible para que las preñen.

Sacala a comer al mediodía.

Bien a la luz del sol.

Dejala hablar, y analizá bien lo que dicen, tarde o temprano, van a ponerse a hablar de críos y mas críos.

Siempre su «ex» es la peor porquería del planeta. Y nunca van a decir que en una significativa proporción, suelen ser ellas las corneadoras y no los hombres.

Con ese discurso en mente, va a serte facilísimo sacarte advenedizas de encima.

Saludos!
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl