Autor Tema: Experiencia de encare en Parques Públicos  (Leído 256 veces)

Desconectado enri84

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 14
  • Sexo: Masculino
Experiencia de encare en Parques Públicos
« en: 09 de Junio de 2018, 07:14:04 am »
Buen día Foreros!

Espero que anden bien!

Les cuento.. yo me separé hace unas semanas de mi ex, por los problemas que comenté en mi caso en la sección Problemas con Tu Pareja.

Apliqué contacto 0 y aquí estoy recuperándome de a poco con momentos de bajón y otros la voy llevando bastante bien. Me estoy enfocando mucho en mi trabajo y saliendo con amigos los fines de semana, de paso aproveché para reflotar las amistades que uno deja un poco de lado cuando se empareja.

La cuestión que les vengo a comentar es que aprovechando los hermosos días de otoño por estas latitudes se me ocurrió el fin de semana pasado ir por la tarde a dar una vuelta solo a un parque de mi ciudad, solamente con mi equipo de mate.

Mi idea era para caminar un poco, respirar aire fresco, despejarme un poco la cabeza y porque no, estudiar el terreno y ver si había alguna fémina disponible para lograr un acercamiento. :ceja: :ceja: :ceja:

Fui bastante contento, la tarde pintaba hermosa a pleno sol y estaba lleno de gente y mucha gente joven (aclaro que es un parque bastante grande mi ciudad).

Apenas llego, me siento un rato en un banco a tomar sol y de paso tomo unos mates. Observo el panorama un rato y luego empiezo a caminar y a medida que iba observando la gente que allí concurría me empece a sentir al principio un poco incómodo y luego un poco triste  :cry1: :cry1:

Observé el siguiente perfil de gente:

1) Muchas parejitas felices tomadas de la mano

2) Grupos de amigos/as riéndose alegremente entre ellos.

3) Familias con hijos chicos

4) Parejas de gente mayor

La mayoría de la gente que allí concurría iban acompañadas o en grupo, solamente en todo el lugar de entre cientos de personas pude observar a 5 personas solas como yo que allí estaban, de las cuales 3 eran mujeres mayores con sus respectivos perros y 2 féminas jóvenes bastante lindas.

Una de ellas sentada en un banco de frente al sol y meta mandar wassap, no largaba ni un puto segundo el celular.
 
La segunda fémina se encontraba un poco mas apartada de la gente, estaba sentada en una lona en el pasto leyendo un libro y escuchando música con los auriculares.

Me incliné más por acercarme a la segunda fémina. Ya que la lectura es uno de mis pasatiempos preferidos y quizás podría arrancar una conversación con ese tema como enganche.

Pero al tratarse de un encare en frío a una completa desconocida lo pensé 2 veces y la verdad que me eché para atrás muchachos, arrugué, me cagué  :no: :no: :no:

Pensando los hipotéticos resultados ante un Hola! Como estas? por mi parte:

A) Que la mina me mire con asco y huya para el lado contrario

B) Que amablemente me diga que no quiere conversar con nadie.

C) Que se ponga a gritar¨ Auxilio! Auxilio! este loco me quiere secuestrar¨ ( hoy en día como están las cosas nuca se sabe)

D) Que sí me diera bola y me diera calce para iniciar una conversación ( esta última opción menos probable)

En conclusión muchachos, me volví a mi casa sintiéndome triste y patético.

No se si me faltó huevos para acercarme, si me autoboicotee o no se.

Pero de verdad no fue una linda experiencia al menos para mí tratar de encarar en un lugar público como este.

Ustedes que opinan muchachos?

Experiencias similares que hayan tenido?

Sus comentarios serán bienvenidos.

Les dejo un Cordial Saludo!!!  :ok: :ok: :ok: :ok:










Desconectado gaston

  • Usuario Aprendiz
  • *
  • Mensajes: 78
  • Sexo: Masculino
Re:Experiencia de encare en Parques Públicos
« Respuesta #1 en: 09 de Junio de 2018, 02:06:05 pm »
Tu ruptura es muy reciente y quizás tengas la intención de forzar ciertas situaciones que podrían ser beneficiosas si se dan por espontaneidad. Salí al parque, pero sin más intenciones que despejar tu mente y aclarar las ideas.

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 4475
Si querés encarar una mina...
« Respuesta #2 en: 10 de Junio de 2018, 12:24:52 am »
... tiene que tener, como mínimo, algún tipo de actividad que vos también hagas.

Excediendo, obviamente, un sitio público.

Hay que ponerse en el cerebro de una mina.

Sabe que en la calle hay millones de tipos que la quieren encarar.

La casi totalidad de ese colectivo masculino, se la quiere empomar para luego descartar.

Ninguno va a prometerle amor eterno.

Ni siquiera, diez minutos de convivencia.

Por eso las mujeres son desconfiadas.

Saben que la cachufleta a la que están adheridas les ha de traer un sinfín de masculinos... la mayoría con visión empomatoria y no mucho mas.

De ahí que se aferren a lo que conocen.

Sus amigas, sus compañeras de trabajo, sus parientas... ninguna va a intentar innovar en nada, porque prefieren siempre, que quien innove... es el tipo que se la quiere levantar.

Hay una ecuación interesante en el género femenino.

Lo primero que dicen frente a cualquier propuesta, es «no».

A todo lo que puedan, le dicen «no».

Salvo que les obsequien mucho dinero, o que les propongan vivir muy bien... ante la duda, van a decir «no».

¿Por qué hacen eso?

Porque saben que se transforman en objetos de deseo al proceder así.

Tanto ellas, como las cachufletas a las que están adheridas.

Cambiar un «no» por un sí, es muy fácil.

Y pone feliz a cualquier hombre.

En cambio, si una minita que apenas conocés, te propone concurrir a un albergue transitorio, abonando ella el turno, y de pronto, cambia de opinión (trocar el «sí» por un contundente «no»), vas a reclamarle porque no cumplió con lo que te había dicho.

En cambio, si empieza con un «no», nadie le va a recriminar su súbito cambio de idea.

A mi entender, la casi totalidad de las minas siempre tienen el «no» a flor de labios.

Total, ellas creen, para cambiar es fácil. Y el hombre se pone feliz.

Hay que generarle a cualquier mujer que potencialmente pueda interesarse en vos, cierta «tensión sexual».

Esto es, obligarla sutilmente a que tome la iniciativa (algunas no es necesario, aclaro) para que de esa forma tenga que exhibirse lo mas disponible posible.

El cerebro femenino quedó profundamente marcado en la época de la caverna primigenia.

Ahí, no había noviazgos ni compromisos, simplemente, el hombre fuerte de la cueva se la empomaba y a otra cosa.

Si ella tenía algo de cintura y de inteligencia primitiva, iba a intentar que ese masculino le sea lo mas fiel posible, y que le provea en exclusividad de alimentos y nutrientes tanto para ella como para la eventual prole.

Por su menor fuerza física, no podía imponerse al hombre fuerte de la cueva... así que mejor que eso es entrarle para hacerle creer que es muy importante en la vida de ella, de tal forma que su hombre la mantenga en exclusividad a ella y a su descendencia de manera incondicional.

La independencia que hoy día llevan muchas mujeres les hace creer a los hombres que son inalcanzables como un lejano planeta o sol, y que los vulgares mortales como uno, están muy distantes siquiera de obtener una sonrisa de ellas... menos aún, un contundente revolcón.

Y la realidad es que esa postura es mas falsa que un billete de 17 dólares.

En el fondo están desesperadas por conseguir un tipo (aunque lo nieguen consistentemente); quieren un masculino a exclusividad que la proteja a ellas y a su descendencia de los males que pueda acontecerle y, además, sentir que son muy importantes en la vida de un hombre.

Tal sensación en el género femenino se logra después de bastante trabajo y también, de ignorarlas bastante.

Y, por sobre todo, teniendo actividades que potencialmente se puedan efectuar juntos.

Porque buscar conyunturas con alguien quien no conoce, esperando que el fulano sea un caballero inglés, es un problema de tórrida discusión por parte del género femenino.

Ya sabés: encares en sitios que te gusten... pero en donde nadie la pueda ver.

Saludos!
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl

 

     
passport