Autor Tema: Cuando te dejan... te están haciendo un favor.  (Leído 681 veces)

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 4947
Cuando te dejan... te están haciendo un favor.
« en: 16 de Abril de 2019, 12:52:38 pm »
El género femenino siempre fue muy práctico en materia afectos.

Ya desde tiernas edades, son entrenadas/educadas/adiestradas en una de las lides mas complejas que tiene la especie humana: perpetuar la misma.

Para eso, hacen falta apenas, tres ingredientes.

Uno, hombres dispuestos a donar su ADN.
Dos, esos mismos hombres también dispuestos a donar ingentes sumas de dinero para el proyecto reproductivo de ellas.
Tres, que ellas tengan el concepto que el norte de sus vidas, está dado en su exclusivísimo proyecto reproductivo.

Resulta bastante risible los cánticos de sirena femeninos, al inicio de una relación (o cuando la misma está en ciernes) con respecto a como venderse para ser mas deseables frente a la feroz competencia de sus propias congéneres.

Y los hombres, que gran parte del tiempo piensan mas con la poronga que con el cerebro, entran como caballos en celo a la hora de creerles a las minas.

Un masculino tiene múltiples actividades en su vida.

Su proyecto laboral, su proyecto académico, ese caro hobby, aprender ese idioma, entrenar para tal disciplina atlética, investigar como está hecho el mundo... la lista sigue.

En cambio, y aunque me eche encima a montones de femihembristas acaloradas con ganas de emascularme repetidas veces y en ayudas, la realidad es que ellas... quieren que las preñen y mantengan.

Es en lo único que piensan, aclaro.

Todo hombre que se adecue razonablemente al concepto de vida de pareja de cualquier fémina (esto es, un donante en abundancia de ADN y de dineros) le va a ser útil a cualquier mina.

Obviamente, un masculino va a exigir algo a cambio. Que ellas, generosamente, al inicio de la relación, suelen aportar y en grandes cantidades: actividad revolcatoria.

Ahora, conforme pasa el tiempo y ellas van concretando su proyecto reproductivo, el hombre se vuelve casi casi, una molestia para ellas.

Porque cada tanto hay que alimentarlo, mantener el hábitat en donde él también suele residir razonablemente limpio y, por sobre todo, satisfacer mínimamente sus necesidades revolcatorias.

Precisamente, las actividades que cualquier mina conforme se va aburriendo de ese tipo (porque ya obtuvo lo que necesitaba de él, esto es, material genético y recur$o$ €conómico$) suele mezquinar.

Es también el momento en el que ellas se ponen mas fastidiosas, agresivas y exigentes.

Pareciera que solamente ellas son madres y que sus respectivas parejas semejaran cartón pintado al óleo.

Ejemplos al pie.

Viene él de trabajar, y ella le dice "-... llamá ya al delivery para encargar la cena, porque estoy ocupada dándole de comer a ABCD".

O sinó, "-... tendrías que ir al mercado a hacer las compras, porque hoy tuve reunión escolar y volví muy cansada".

Otras de las variantes podría ser "-... llevé a Fulanita al pediatra, estoy recansada, encargate vos de la cena y de todo lo demás".

Otra opción puede ser "-... hoy tuve un día muy atareado, salgamos a cenar afuera porque estoy muy «estresada»" (estuvo pelotudeando cuatro horas con el celular con un tipo que le arrastra el ala y eso la descolocó).

Aparentemente, y en base a mi experiencia con algunas ya ex-novias de hace mas de una década, la maternidad da para todo.

Básicamente, para exigir todo «porque soy madre» a cambio de nada.

La historieta se complica cuando me tocó salir con féminas con una chorrera de hijos previos.

Ahí, ya desenbozadamente, todo lo que hacen al segundo o tercer año de convivencia, te lo hacen a los dos meses.

Total, ya tienen lo que querían (hijos), solamente les falta un nuevo proveedor de dineros y listo.

Son las mismas que décadas después de haberse puesto en pelotudas creyendo que sus encantos eran los mismos que cuando tenían apenas veinte años y podían arrasar con todo y terminan dejando al padre de sus hijos, al nuevo novio o al tipo que inocentemente quiere hacer una vida con ella... te vuelven a contactar después de darse cuenta que no levantan ni un papel del piso... menos aún, un masculino.

Un político de mi país en una oportunidad, definió sus prioridades de la siguiente manera, a saber:

1) Las casas, antiguas.
2) Los autos, clásicos.
3) Las mujeres, jóvenes.

Lo notable es que cuando las féminas quedan preñadas, son madres y comienzan la crianza de sus hijos, sus respectivos hombres quedan en un plano tan marginal que ni existen para ellas.

Son, como en una oportunidad me manifestó una ahora «ex»... eminentemente descartables.

Eso sí, que no se le olvide a él pasarle una abundante cuota mensual alimentaria, pagar los servicios, el alquiler, la escolaridad, el seguro médico, cargas impositivas... ahí sí sigue siendo imprescindible.

Y que ni se le ocurra conseguir otra mina (de preferencia, mas joven, sin hijos y sin las tradicionales malas costumbres femeninas) porque le va a hacer el quilombo de sus vidas... ahí ve peligrar su sustento.

Días atrás, conversando con una inquietante Srta. que no responde a ese patrón tan lamentable, le comentaba que sus pacientas sabían elegir con precisión sus novios/parejas.

Oh casualidad, todas seleccionaban masculinos que trabajaban o bien en fuerzas de seguridad, en empleos estatales, en servicios públicos... en fin, todos con trabajos estables y que difícilmente cambien.

Y le decía a esta Srta., que esos tipos son ni mas ni menos, que verdaderos cheques al portador, porque ni bien ellas los hacen irse, saben que una proporción que va desde un quinto a un cuarto de sus respectivos salarios van a engrosar sus ingresos.

Y no es casual también, que se multipreñen... de varios tipos distintos así logran tener varios ingresos dinerarios por mes.

Prácticas las chicas... y los flacos con niebla en el cerebro, porque muchas veces ellas, apenas meneando el :ass:, logran que ellos se endeuden hasta las pelotas en comprar viviendas, costosos teléfonos celulares, automóviles y gastos surtidos, que elegantemente cuando se los sacan de encima, les quedan a ellas sin hacer el mas mínimo esfuerzo.






Todo eso ningún hombre lo calcula en el momento en el que ellas, rapiditas de cintura y de reflejos, exhiben su delantera con sugestivos escotes, haciendo todo lo posible para convencerlos que dichas féminas son el mejor partido que puedan tener.

Sres., disfruten de sus solterías.

Organicen sus vidas para no depender de nadie.

Engómense hasta la nariz antes de «lanerpo».

Sean Uds. quienes decidan cuando quieran ser padres, y que no les caigan con la desagradable sorpresita de decirles un domingo a la mañana, después de visualizar un test de embarazo la terrorífica frase para un soltero de "-... vamos a ser padres".

Hagan ese hobby que les gusta, perfeccionen ese idioma que siempre les inquietó, viajen todo lo posible todas las veces que puedan, y, por sobre todo, hagan y conserven sus amigos de siempre.

Van a notar que las respectivas mujercitas de sus amistades van a hacer todo lo posible para emputecerles sus reuniones, sus salidas a jugar al fóbal, sus saraos gástricos salvajes.

Ergo, todo lo que pueda competir aunque sea, mínimamente, con ellas, o con la provisión de el inalcanzable flujo de dinero que una mujer necesita para realizarse hoy día.

Esperen a cumplir 30 o mejor aún, 35 para recién ponerse a pensar si les conviene o no emparejarse.

Total, «lanerpo» van a seguir poniéndola.

No les prometan nada a la fémina de turno, para que entienda que si quiere estar con Uds., esas son las reglas o caso contrario, como dicen en EE. JJ. de Yankilandia, "-... my way... or the highway"

Y frente a cualquier pelotudez, actitud rayana con el boludismo femenino o simplemente, intentos de control femenino «porque yo lo valgo», darles a entender que son absolutamente descartables y, obviamente, reemplazables.

Demasiadas amigas mías descubrieron eso demasiado tarde, después de haberse puesto en estrellas y estrechas con sus respectivas parejas.

Acordándose con nostalgia que ese masculino con el que habían iniciado un proyecto en común tan malo, al final no era... aunque eso no te lo van a admitir nunca. Salvo cuando ya cruzan la barrera de los 50 y no les importa nada de nada. Y saben que son absoluto material de «mesa de saldos» femenina.

Y el siempre calificado como «el hijo de puta de mi ex» se está comiendo otra minita que es mas joven que ella y que todavía, no entró en la misma tesitura que sus congéneres que orillan la cincuentena.

Quéselevaahacer... problemas de ellas, no de Uds.

Disfruten de sus solterías.

Porque cuando las pierdan se van a acordar con cariño de sus vidas relajadas y sin mayores obligaciones.


Saludos!
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl

Desconectado Elbati

  • Usuario Castigado
  • *
  • Mensajes: 358
  • Sexo: Masculino
Re:Cuando te dejan... te están haciendo un favor.
« Respuesta #1 en: 06 de Mayo de 2019, 06:41:55 pm »
Amen.

Desconectado Elbati

  • Usuario Castigado
  • *
  • Mensajes: 358
  • Sexo: Masculino
Re:Cuando te dejan... te están haciendo un favor.
« Respuesta #2 en: 06 de Mayo de 2019, 07:26:16 pm »
Una pregunta JP ...

¿ Puede pasar que la femina esté forrada en guita y como no consigue masculinos dados que los de su clase  social estan sobrados de lolitas esté dispuesta a ?a poner la moneda? en visperas de un proyecto reproductivo?

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 4947
Re:Cuando te dejan... te están haciendo un favor.
« Respuesta #3 en: 07 de Mayo de 2019, 03:42:26 am »
¿Puede pasar que la femina esté forrada en guita y como no consigue masculinos dados que los de su clase  social estan sobrados de lolitas esté dispuesta a poner la moneda?

Si la minita está buena, siempre va a conseguir flacos.

Si no está taaaan empomable, o si tiene severos problemas en su microprocesador (por ejemplo, celos, malos humores consuetudinarios, malos modos), cuando mucho se la fifarán dos o tres veces, y después, la descartan por una mas joven y que no rompa las pelotas.


¿En visperas de un proyecto reproductivo?

Si en lo único que piensa es que la preñen... mejor que vaya a un banco de esperma y que se haga inseminar.

La muestra sale, en Argentina, unos U$D 35. Y la consulta médica con el procedimiento, U$D 100.

Es decir, si tiene r€cur$o$ financi€ro$, puede perfectamente quedar preñada y dejarse de joder.

Ahora, si lo que busca es un tipo que le haga de soporte afectivo, económico (no quiere decir que si ella tiene mucho billete quiera invertirlos en una convivencia de adultos, prefieren reventárselo en ropa y pelotudeces varias) y que los gastos importantes, sean solventados por el masculino de turno.

En eso, las minas son todas iguales. Aunque hay algunas que son mas iguales que otras.

Que tenga una billetera bien provista no quiere decir que sirva para mucho.

Por eso se termina eligiendo una Lolita.

No son demasiado exigentes, fifan muchísimo y no joden.

Detalle de suma importancia para un masculino ocupado.

Saludos!
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl

 

     
passport