Autor Tema: TERMINAR DE BUEN ROLLO / BUENA ONDA  (Leído 216 veces)

Desconectado Green_Eyes

  • Usuario Aprendiz
  • *
  • Mensajes: 42
  • Sexo: Masculino
TERMINAR DE BUEN ROLLO / BUENA ONDA
« en: 19 de Mayo de 2020, 10:58:51 am »
Hola chicos!!!

Espero que restéis todos bien.

Aunque no escriba mucho ahora mismo no penséis que estoy desvinculado del foro, es simplemente que tal y como me recomendó nuestro gran mentor JP, me estoy leyendo el foro de arriba a abajo para asimilar la filosofía.

Hoy no escribo para recibir opiniones, simplemente para compartir con vosotros que hace una semana rompí definitivamente con la chica con la que estaba saliendo.

La chica en cuestión tenia solo 21 añitos, y aunque es muy buena niña, precisamente ese era el problema: QUE ERA MUY NIÑA

Así que tras unas cuantas discusiones sin importancia le dije: " Mira eres una niña maravillosa, pero creo que como pareja no funcionamos. Creo que lo mejor es que cortemos la relación aquí antes de que nos hagamos mas daño, y por mi parte siempre me tendrás para lo que necesites"

Ella también se despidió de mi diciéndome que siempre fui un caballero con ella y que la trate como una reina, y desde ese día no hemos vuelto a hablar.

Debido al poco tiempo que hemos pasado juntos no he sentido dolor porque la relación se rompiera, pero es la primera vez en mi vida que soy yo el que toma la decisión de preferir estar solo antes que seguir con una relación que no funcionaba por incompatibilidad de caracteres, y ademas con buen rollo/buena onda, hablando educadamente sin gritos ni reproches, como todo un caballero.

Como ya dije es una experiencia que quería compartir con vosotros porque creo que si no hubiera encontrado este foro y aprender esta filosofía jamas hubiera tomado esa decisión, y menos de una manera tan educada y digna, y me siento orgulloso de ello.

Espero que todos esteis bien y os envío un abrazo muy fuerte desde España!!!

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 5278
Re:TERMINAR DE BUEN ROLLO / BUENA ONDA
« Respuesta #1 en: 20 de Mayo de 2020, 12:55:31 am »
En mi experiencia, se podrían clasificar las rupturas afectivas de muchas maneras, yo preferí usar una clasificación «étnica», que tiende a la simplicidad.

1) Ruptura «a la italiana»
2) Ruptura «a la escandinava»




1) Ruptura «a la italiana»

En ese afán simplificatorio que mencioné mas arriba, este tipo de ruptura está signado por intensas emociones (e intensas cantidades de insultos, también).

A nadie le gusta tener que romper, y menos aún, ser descartado/a por su hasta hace poco tiempo, pareja.

En este tipo de ruptura, el tiempo en el que se estuvo emparejado, marca la intensidad directamente proporcional de los insultos: léase, a mayor tiempo de relación de pareja, mayor volumen y caudal de improperios varios.

Las mujeres son muy propensas a irse de boca y comenzar a emitir los mas oprobiosos epítetos con respecto a su ahora, ex-pareja, no ahorran en absoluto, calificaciones que dichas en boca de ellas, emularían al no muy extenso pero sí florido vocabulario que puede emitir un descargador de puerto que ha escabiado mas de lo debido.

Fruto de tal exceso verborrágico intercalado con vocablos reprochables, la ruptura muchas veces, es transformada por la mujer (sí, es muy específico, por la mujer) en un verdadero infierno para ambos.

La idea es que al hombre no se le ocurra volver a estar con nadie, mientras ella, muchas veces muy sueltitas de cuerpo y de cachufleta, sí pueden estar con el nuevo flaco con el que lo cornearon a su ahora «ex».

Este tipo de ruptura es la que pone en evidencia, el imperio de los sentidos, emociones intensas y por supuesto, una catarata de palabras que puede poner en aprietos al hombre.

Salvo excepciones, las mujeres son las que dejan a un masculino. Estadísticamente, mientras ellas tengan alguna turgencia para exhibir, van a intentar conseguir el mejor hombre (léase, el mas pudiente) que puedan.

Y en mi razonamiento, a mayor cantidad de insultos femeninos, mayor la carga de culpa por cornearlo a él.

El ígneo carácter de una mujer italiana (verbigracia, española y otras etnias latinas) hacen que las ruptura se transformen en batallas campales, en donde ella no duda ni por un instante, en hacerle todo el daño posible, simplemente, por deporte.

Y si el masculino es de pocas pulgas, las respuestas no tardan en aparecer... para qué.

Ahí ellas se sienten injustamente vilipiendiadas; ninguna mujer acepta que se la refute o que se le diga nada. Supuestamente, son dueñas de la palabra, dueñas de la razón, dueñas del tiempo de su ahora ex, y, por supuesto, dueñas de decir cualquier barbaridad de su anterior pareja... porque él no está para defenderse.

Sres., frente a la necesidad de tramitar el doloroso camino de una ruptura, háganse la idea que si la fémina es muy combativa, va a intentar hacerle la vida miserable al hombre, simplemente, por deporte y por un falso sentimiento de revancha. En sentido estricto, un sentimiento mas cercano a una muy concentrada envidia por parte de la mujer en cuestión.

Eviten, pues, prestarse a tales manejos turbios, y analicen la opción de la ruptura que se analiza a continuación.

2) Ruptura «a la escandinava»

Los pueblos del norte de Europa suelen tener climas mas inhóspitos, inviernos largos y fríos, veranos sorprendentemente cortos y una vida mas inclinada a hacerla dentro de sus hogares o en sitios resguardados.

Creo que precisamente, las inclemencias climatológicas llevaron a que la convivencia forzada bajo un mismo techo, por muchos meses, en épocas de bajas temperaturas, lograran atemperar un poco, los caracteres femeninos.

Precisamente, una ruptura al estilo escandinavo, estaría casi en las antípodas de la modalidad anterior.

Gente de pocas palabras y vocabulario preciso, cuando deciden romper una relación, lo hacen civilizadamente, sin insultos, amenazas, revoleo de objetos contundentes ni perpetuos odios.

Simplemente... arreglan sus cosas de una forma sumamente civilizada, y, en virtud de la practicidad de tales etnias, la conclusión de la relación de pareja es tranquila, sin grandes sobresaltos ni inconvenientes.

Tuve la oportunidad de tener dos novias escandinavas, ambas dinamarquesas, y me asombraron lo prácticas que eran.

No perdían un segundo de su tiempo, si bien, como cualquier mujer, también tenían sus veleidosidades.

Una de ellas, al momento de la ruptura, optó por hacerlo vía correo electrónico.

En un lacónico mensaje, me comentó que prefería ese método para evitar tener que polemizar (y evitar decirme que me estaba corneando con un diputado de una importante legislatura de mi país, y por ende, muy pudiente) y que había disfrutado mucho de la relación pero para ella, la misma estaba concluida.

¿Qué hacer entonces?

Pues... nada.

Aceptar lo que sucedió, saber que no se tiene control sobre los actos de nadie (salvo por los propios) y responderle diplomáticamente que se le deseaba lo mejor a futuro y que tuviera buena suerte.

Pasaron los años, y la misma fémina, volvió a contactarme. Quiso que justo lo hiciera en el momento en el que estaba ya con otra novia, después de unas cuantas sucesoras, y quiso también la casualidad que fueran de la misma ciudad, y que vivieran a menos de dos kilómetros de distancia.

La novia de turno, en un momento de descuido mío, tomó el teléfono en el que había recibido tal mensaje y se dedicó a sus anchas a contestarle vía mensajería de audio (algo que yo nunca uso), mostrándole uñas y dientes a su predecesora, dándole a entender que ese (su) masculino no estaba disponible para la gringa ni para ninguna otra fémina.

Escandinava o no, por lo visto, los años no pasaron en vano, y la falta de masculinos la llevó a insistir nuevamente, pensando que se puede hacer una suerte de revivimiento de antiguas relaciones.

En ese sentido, las mujeres son muy parecidas... cuando sienten que se quedan solas, que los hombres no les dan ya pelota, que las Lolitas son mas divertidas, mas flexibles, menos exigentes y con una gran capacidad amatoria... las mas veteranas optan por buscar cualquier recurso con tal de conseguir un masculino... habida cuenta que saben ya, con cierta precisión, que es lo que les gusta a los hombres de una mujer, y ellas, ya conocedoras de ese masculino, van a intentar aprovechar al máximo lo que puedan obtener de él.

Siempre y cuando no se les interponga una novia o pareja estable, claro está.




Siempre opté por las rupturas al estilo escandinavo, pese a ser étnicamente, ½ francés.

A ellas les gusta que un hombre les ruegue, les eleva la autoestima un montón.

Lo grave para una mujer, es cuando un hombre las deja... y no por otra mina, sino para estar solo.

Es cuando utilizan un muy profuso y cuestionable vocabulario, haciendo torcidas referencias a potenciales nuevas féminas en la vida de su muy próximamente ex, porque no aceptan ser dejadas. Mas bien, prefieren ser ellas las que toman la decisión, pese a que muchas veces, piensen con la cachufleta a la que están adheridas y muy poco con el cerebro.

Planifiquen sus rupturas concienzudamente.

Evalúen las ventajas y desventajas de estar con una fémina que no los quiere, que solamente busca obtener una ventaja económica, o que las preñen lo antes posible y obviamente, acto seguido, ser mantenidas.

Mientras una mujer tenga sus atractivos, siempre va a tener tipos que las busquen.

Ni bien tales atractivos decrezcan, las muy turgentes Lolitas arrasan con todo hombre disponible, sabedoras que un masculino busca féminas atractivas, que hablen poco, jodan poco y fifen mucho.

Y las mas veteranas, quienes se creen todavía dueñas de cuerpos esculturales, se encuentran en la triste disyuntiva de quedarse solas, o salir de cacería... con resultados variables y en general, bastante malos.

Muchas de mis amigas y ex-novias, ya pasaron la barrera de la cincuentena.

Ya desde los cuarenta, se dieron cuenta rapidísimo que los hombres escasean (al menos, para ellas) por motivos anatómicos y también, por motivos ponzoñosos, habida cuenta que una mujer, a los 40, ya completó su carga de veneno y cada vez que muerde/pica inocula grandes cantidades de substancias que son sumamente irritantes.

En vez de cuidar de los escasos hombres que a esa edad les dan pelota... juegan a la cuasi-teenager Lolita con resultados desastrosos.

Son las mismas amigas (e incluso, ex-novias, el año pasado tuve unas cuantas que, curiosamente, llamaban justo cuando estaba con mi pareja) que se lamentan no haberle prestado la muy necesaria atención a ese hombre que en su momento, se desvivió por ella.

He escuchado y no hace mucho tiempo, a una ex decirme "-... fui una boluda al dejarte, recién ahora me dí cuenta que me equivoqué".

Es una confesión dura para una mujer, porque pone en evidencia que erró fiero su elección, que no valoró al tipo que tenía a su lado y lo peor, que no tuvo en cuenta que sus accionares lastimaron mucho a ese hombre en su momento.

Pero... siempre especulan con la supuesta escasa memoria de su otrora novio-pareja.

Sin tener en cuenta que la nueva novia/pareja del susodicho, va a cuidar ferozmente a quien considera de momento, como su propiedad.

Sres., cuando tengan que pasar por el triste momento de una ruptura, ya sea que los descartan por otra poronga o porque Uds. decidideron que era tiempo de concluir esa relación, eviten llegar a confrontaciones verbales con la susodicha.

No conducen a nada, y lo peor, la pone en ella en un lugar que les gusta mucho: el de pobres víctimas indefensas.

Olvidándose que muchas veces te dejan por otra poronga, encima, echándote la culpa de sus infidelidades.

Trátenlas con suavidad, con respeto, con palabras elegidas y eviten retrucarles nada.

Y si se ponen densas, díganles que el alejamiento es temporal, que necesitan reevaluar la relación y que Uds. las van a llamar mas adelante. Sin especificar fechas, claro está.

Sigo sosteniendo que una ruptura es una de las situaciones mas duras que tiene que enfrentar un hombre.

La diferencia de hacerlo con dignidad o peleando como un adolescente, marca a las claras, su grado de madurez.

Y recuerden que conforme las mujeres ganan años, se les complica mucho conseguir pareja.

En cambio, para un hombre, cuando va teniendo mas experiencia, las féminas, rapiditas de cintura y de reflejos, van a aparecérseles por todas partes.

Doy fé de ello.

Manejen sus rupturas con dignidad. Y no respondan a insultos ni amenaza alguna por parte de ella.

Ténganlo en cuenta.

Saludos!
« Última modificación: Hoy a las 02:43:25 am por juanpindonga »
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl

Desconectado Green_Eyes

  • Usuario Aprendiz
  • *
  • Mensajes: 42
  • Sexo: Masculino
Re:TERMINAR DE BUEN ROLLO / BUENA ONDA
« Respuesta #2 en: 20 de Mayo de 2020, 08:04:33 am »
Un magnífico post maestro!!! Un placer y un orgullo seguir aprendiendo de ti JP!!! Un abrazo muy fuerte!!!

Desconectado Elbati

  • Usuario Normal
  • *
  • Mensajes: 435
  • Sexo: Masculino
Re:TERMINAR DE BUEN ROLLO / BUENA ONDA
« Respuesta #3 en: 20 de Mayo de 2020, 11:07:39 am »
Muy bueno JP ... me ha costado mantener la racionalidad y el ego en el lugar correcto en momentos así.

Desconectado Tisbud

  • Novato
  • *
  • Mensajes: 5
  • Sexo: Masculino
Re:TERMINAR DE BUEN ROLLO / BUENA ONDA
« Respuesta #4 en: Hoy a las 01:47:07 am »
En mi experiencia, se podrían clasificar las rupturas afectivas de muchas maneras, yo preferí usar una clasificación «étnica», que tiende a la simplicidad.


Saludos!


Disculpá JP pero son las 03:46 AM en ARG. en mi casa, y me levanté de la silla para aplaudir luego de leer este msj.-

 

     
passport