Autor Tema: 50% Físico y 50% Personalidad?  (Leído 585 veces)

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 5545
Re:50% Físico y 50% Personalidad?
« Respuesta #15 en: 06 de Agosto de 2020, 03:00:13 pm »
Historicamente desde antepasados muy muy pasados las mujeres se deslumbraban con el oro y otras piedras de valor.
Por eso la inclinación de ellas para buscar tipos con guita, entre otros factores.
A las minas querido amigo les importa la guita.

Consideran el dinero (sobre todo, poder disponer de él sin hacer nada a cambio) como una fuente de poder, que les permite, salvando las diferencias, tener una vida bien cómoda y sin sobresaltos.

Cuando una mujer tiene que trabajar y no le alcanza, es cuando se ponen insufribles, y ahí, buscan automáticamente masculinos pudi€nt€$ que les resuelvan sus problemas monetarios.


Yo creo que depende de la edad , hay mujeres que dejan a un hombre que las quiere , trabajador, un hombre en toda regla, por otro que no hace nada por su vida, y encima es poco agraciado....

Tarde o temprano, también terminan descartando a ese poco agraciado masculino.

Lo tomarán como una aventura, como algo divertido, como una suerte de trasgresión social... pero a la hora de los bifes, el dinero es el dinero, y ahí no hay discusión posible.

Recuerden que la frase "-... la mujer no sabe lo que quiere, pero lo quiere ahora", no incluye a algo que ellas siempre sí saben querer: disponer de abundante capital para disfrutar del esfuerzo... de otro.

Un masculino bohemio, sin un centavo pero con ganas de cambiar al mundo, va a rebañar algunas minas con similar mentalidad, que, cuando sea necesario, lo descartarán por otro que probablemente, disponga de los recursos dinerarios tales como para que ella pueda seguir en sus actividades bohemias... financiadas por su nueva pareja.

Uso un ejemplo que suelo citar bastante y que resulta también muy representativo: el de cuantas mujeres son afectas a actividades deportivas de gran intensidad, como por ejemplo, el montañismo o la náutica deportiva.

El número, comparativamente con el de hombres, es insignificante.

¿Y eso por qué sucede?

Porque consideran que el esfuerzo que ellas hacen siendo mujeres, alcanza. Y que para todo lo demás, están los hombres.

El masculino, cazador nato, sabe que necesita irse superando permanentemente en sus habilidades cinegéticas, o en un correlato actual, en su desempeño laboral.

No hay muchas mujeres montañistas. Es mas, debo haber conocido, con suerte, tres en toda mi vida.

Sí conocí a algunas nautas, pero que viajaban adosadas en un velero en el que no hacían absolutamente nada a bordo, mas que tirarse en cubierta a hacer fotosíntesis y mantener sus cuerpos bien dorados y lucientes concienzudamente untados con aceites y bronceadores varios.

Otra vez, cero esfuerzo.

Las esforzadas tripulaciones de regata suelen ser, invariablemente, compuestas por masculinos 3/4 cavernícolas, quienes se avienen a subirse a una embarcación propulsada a vela, siendo zarandeados por cuanta inclemencia meteorológica exista, con el fin de obtener una mención al final de la regata, por sus respectivos aportes en el velero del que participan como tripulantes.

Una mujer en sus mocedades podrá ser un poquito idealista, o andar buscando ejemplares de masculinos que no sean del estándar de lo que, invariablemente, buscarán cuando tengan mas edad.

Porque esas mismas que hoy, animosas en su pertenencia a algún movimiento revolucionario femenino, son las que mañana van a hacerse preñar y mandar al mismísimo carajo todas sus andanzas a la hora de exigencias varias, simplemente, porque ya tienen algo que les divierte mas hacer.

Sres., Uds. para el género femenino son una poronga con ADN útil para los proyectos reproductivos que ellas tengan, y, de paso, una fuente de recursos dinerarios para que puedan terminar de llevar a cabo esos proyectos que les fueron preprogramados en los femeninos cerebros, desde que una mujer es concebida.

En suma: un banco de ADN y de dineros, móvil.

No son (ni van a ser nunca) mas que precisamente, lo enumerado en el renglón anterior.

Por eso, elijan la mina que elijan, todas, tarde o temprano, van a actuar mas o menos parecido.

No esperen otro tipo de accionar por parte de mujer alguna.

Disfruten de sus solterías, y cuando conozcan una mujer que les parece que es la fémina de sus vidas, recuerden que en seis meses, ella (o ellas) se va/n a encargar de recordarle sobre la importancia de ir juntando dineros para que ella pueda tener una vivienda/apartamento para cuidar a sus hijos (nunca son de Uds., al fin y al cabo, para ellas, van a ser siempre «sus» hijos porque Uds. pusieron una miserable celulita, y ellas, 3,5 kg. de crío).

De allí que cualquier fémina que conozcan, tarde o temprano, va a terminar actuando así.

Mientras de Uds. fluyan los dineros que ellas necesitan, Uds. van a ser partícipes necesarios en la pareja.

Ni bien acontezca algún tipo de traspié económico, serán descartados en menos de lo que dura un estornudo producido por el corvina-19.

El Foro está lleno de tales lamentables ejemplos por parte de una multitud de féminas a quienes no les tembló el pulso a la hora de descartar a ese hombre, padre de sus hijos, con quien convivió un montón de años y que es reemplazado por otro sin muchos melindres.

De allí que a la primera pelotudez que la novia de turno se mande, se le explicará en un lenguaje que hasta ellas puedan entender, que Uds. las quieren mucho, pero que no están dispuestos a tolerar ese tipo de estupideces.

Si se ofende y se quiere mandar a mudar... que lo haga ahora, y no en diez años, con varios hijos en común, una hipoteca a cuestas y con la enorme responsabilidad de ser partes de una familia.

Analícenlo y háblenlo con sus respectivas almohadas.

Saludos!
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl