Autor Tema: Que pasa cuando ella usa todo el día el celular.  (Leído 1986 veces)

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 5608
Que pasa cuando ella usa todo el día el celular.
« en: 29 de Octubre de 2020, 01:14:42 am »
Con la aparición del «corvina-19», muchas mujeres tuvieron que quedarse guardadas un tiempo en sus respectivas casas y apartamentos.

Momento que hubiera sido de suma utilidad para poner al día todo lo que le faltaba hacer en sus viviendas... pero el teléfono celular cambió para siempre los tiempos libres.

No voy a andar abundando sobre las múltiples redes sociales de levante que existen, porque me figuro que muchos usuarios las conocen a la perfección, habida cuenta del uso intensivo que se le suele dar para levantar féminas.

Ahora, ¿qué pasa por el cerebro femenino cuando está pendiente del teléfono todo el día para esperar «ése» mensaje tan anhelado por parte de su nueva conquista?

Indudablemente, las redes sociales, con su instantaneidad, permiten tener multitudes de contactos para conversar de diversos temas.

Distante está la época en la que yo utilizaba la vetusta y casi extinta red ICQ para enviar archivos ¿grandes? -100 mb- hace mas de cuatro lustros a amigos e investigadores que la utilizaban con el mismo fin.

Como uno no sabía a que hora le iban a enviar ese archivo, las computadoras permanecían prendidas todo el día, aceptando, a través de esa red, los archivos que se enviaban.

Pero el género femenino, rapidito de cintura, comenzó a utilizarlo para el levante.

De un día para otro, al dejar mis computadoras prendidas, comenzaron a aparecer multitudes de mensajes de diversas féminas que solicitaban una suerte de «amistad» que podía devenir en otro tipo de actividad, netamente revolcatoria.

Nunca me gustaron las redes sociales por el fin intrínseco que tienen de levantar/ligar féminas, que ocultan muchas veces, su condición, y que a su vez, están escribiéndose con multitud de masculinos para ver que le depara el universo de hombres disponibles.

Siempre preferí a la hora de salir de cacería, hacerlo en persona, sin ocultarme en tales redes.

Actitud que, añado, sigo manteniendo al día de hoy.


Para una mujer, conseguir pareja es todo un incordio.

Primero, porque saben que tienen una vida útil levantatoria bastante limitada.

Ni bien sus atractivos físicos van mermando, aumentan también las desesperaciones para andar consiguiendo tipos. Y ahí no dudan en mentir sobre el peso, ni en andar editando fotos (de ahí que los teléfonos de la manzanita mordida, sean tan requeridos por ellas, porque permite utilizar potentes programas de edición de imágenes, para modificar sus fotos que suelen ser utilizadas cuales tarjetas de presentación en cualquier red social/red de levante).

Una persona conocida me contaba, tiempo atrás, como súbitamente, su dulce novia se transformó en un erizo.

No lo llamaba telefónicamente ni a palos, hasta incluso, hubo un año en el que se olvidó, lisa y llanamente, del natalicio del novio.

Pero estaba todo el santo día con el plastiquito de celular en la mano, escribiéndose todo el tiempo quien sabe con quien, según me relataba esta persona.

Incluso, hubo un momento en el que la fémina terminó bloqueándolo en la red del pajarito, para que no pudiera ver lo que ella escribía.

Lo mismo en Instagram, y colijo, que en otras redes sociales también, aunque él no me lo refirió.

Muestra inequívoca que anda, sin dudas, correteando otros masculinos para ver que es lo que consigue.

A ver, Sres., yo no veo mal que una mujer utilice una red social para levantar tipos. Es una herramienta mas que existe en el arsenal femenino para ver que puede encontrar en las redes.

Ellos, viendo si pueden hacer un levante que termine en revolcón; ellas, también buscando tipos con los que puedan revolcarse... pero ya con visos de pareja estable (así lo nieguen de pleno).

El problema, creo yo, y en sintonía con la temática de este Foro de Ayuda, es cuando la dulce fémina, tal como me escribía este forista, comienza con esa mala costumbre de estar siempre conectada a altas horas de la madrugada, sin darle pelota alguna a su masculino. O sin responderle mensajes, situación que se va extendiendo por semanas.

Y, tal como mencionaba este forista en su mensaje privado, ni que hablar de verse.

Me limité a mencionarle que es factible que la Srta. en cuestión estuviera en ciernes de comenzar alguna ardiente relación que tiene sus inicios, de manera virtual.

Para lo cual las redes sociales son fundamentales.

Después, tal vez, se pasará a la acción revolcatoria. De la cual, el masculino en cuestión ni se va a enterar, porque tales relaciones virtuales tienen como finalidad, aparecer luego como inexistentes, léase, que solamente ellos dos sepan de la existencia de la infidelidad.

¿Qué hacer cuando una fémina, como la del relato de este forista, está en otra sintonía y todo el día enganchada en redes sociales vía celular?

Y... irse imaginando lo peor.

Cuya traducción sería que todavía no dejan al antiguo novio por las dudas, hasta tener al nuevo levante digital, bien disponible y a tiro para actividades revolcatorias.

Tiempo atrás, algo similar me sucedió.

La fémina también me había bloqueado en sus redes sociales, se negaba a que pudiera ver siquiera sus fotos... ominosa señal que para otros sí estaba disponible, pero para quien depositó su confianza en ella, por supuesto, no había disponibilidad.

Lo tuve que asimilar con filosofía Zen, mas o menos, porque a similitud con el relato de este forista (y de otros, que me han enviado correos electrónicos o mensajes privados mencionándome similares comportamientos femeninos), no hay muchas opciones.

No hay que pedir explicaciones.

Simplemente asimilar que te están dejando por otro tipo, y que tarde o temprano, te enterarás (o a veces, con algo de habilidad, nunca) que te fue infiel sin darte explicaciones de sus accionares.

A veces, y no solamente cuando ellas interactúan a destajo en redes sociales, uno se pregunta si tiene algún sentido buscar pareja formal.

Porque con un teléfono en la mano, alcanza para tener un enorme universo masculino disponible. Y las infidelidades son muy fáciles de llevar a cabo, habida cuenta que son indetectables.

Por lo tanto, suelo utilizar una expresión que usa un gran amigo que vive en la Península Ibérica, compañero de innumerables expediciones a montañas remotas, y dicha expresión, cruda y simple, es la de joderse.

Hagas lo que hagas por una mujer, jamás te será reconocido.

Si te esforzás porque se sienta bien, te dice que la estás ahogando.

Si tratás de mantener una relación mas distendida, protestan porque las desantendés.

Si te manejás en un punto intermedio, se aburren y no tardan en decírtelo.

Por eso, y frente a la expresión surgida de un cuerno potencial («joderse»), hay que actuar con una filosofía que en verdad, sorprende por su simpleza.

Y es la de seguir con ella, hasta que la situación sea demasiado evidente, ahí, con toda holgura, cortar contacto sin llamarla, sin comunicarse, sin escribirse, no mantener contacto alguno.

Por supuesto, no van a tardar en aparecer las protestas y recriminaciones.

Que vos tenés otras, que seguro cuando yo no te veo en línea estás con una mujer, que ya no me prestás atención... la multiplicidad de respuestas, en verdad, sorprenden.

Y finalmente, cuando ellas ya tienen firmemente aferrado al nuevo flaco, te terminan bloqueando en toda red social.

Síntoma inequívoco que esas protuberancias que están recientemente creciendo en las sienes, y que se suelen calificar como «cuernos» están en plena evolución.

Nuevamente, joderse.

Ésa es la belleza de las redes sociales, utilizadas por el género femenino.

La de lograr encontrar tipos, usufructuar sus personas, y luego, descartarlos sin melindres, bloqueándolos para que no se vuelvan a conectar nunca.

Tal actitud tiene un precio muy alto.

Para el hombre, porque duele y mucho, haber sido una persona solícita, y disponible para la fémina, para terminar siendo descartado a través de lo que comencé a llamar como «ignorancia digital» (usar medios digitales para ignorar a quien no les resulta útil a ellas).

En cambio para ellas, el precio a pagar por tales accionares, es mínimo.

No hay reclamos (está bloqueado, esa era la idea), no tiene que dar explicaciones, y la verdad, su anterior pareja le importa ¼ de pimiento.

Encima le dice a las amigas, con suficiencia y desdén "-... ya me lo saqué de encima", olvidándose que esa misma persona que ella descartó cual tampón usado, suele tener sentimientos.

El tema del uso de las redes sociales, tanto para levantes como para infidelidades por parte del género femenino, no tiene solución.

Con el tiempo, colijo, va a ir empeorando, ellas se van a poner mas exigentes, porque saben que hay montones de flacos con la garompa levantada hasta el ombligo a la espera de poder tener un contacto íntimo (aunque sea uno solito, cual «fif & go®»), total, al no existir ningún tipo de oprobio social, van a estar a sus anchas escribiéndose con montones de masculinos viendo que pueden ligar.

¿Qué hacer, cuando se descubre tales accionares femeninos?

Pues... como mencioné mas arriba, no hay que hacer nada.

Cortar todo contacto es lo mas simple (si es que ella antes no te bloqueó en todas sus redes y números telefónicos), esperar un tiempo e irla olvidando.

Practicar el muy necesario control de daños, evaluar que fue lo que funcionó mal (aunque cuando ella es la que está enganchadísima con las redes sociales, no es el hombre quien actuó desaprensivamente), y tomarse un tiempo antes de volver de cacería.

Y por sobre todo... buscar apoyatura en los amigos.

Porque un amigo no te va a dejar porque se la pasa 25 horas diarias dándole conversación a la red del pajarito azul.

Ahí va a dejar de lado el teléfono, y se va a dedicar a mantener y cultivar esa amistad, que creo que es lo mas importante.

Funciona y admirablemente bien estar con amistades cuando la situación se pone complicada y el dolor del abandono (y de la infidelidad) suelen campear sus respetos.

No hay que olvidarse nunca que hoy día, ellas, validan comportamientos enteramente cuestionables sin rechistar, porque están buscando una especie de revancha épica.

Infiero que puede ser porque tuvieron malas experiencias anteriores y quieren desquitarse con el masculino que sí la quiere y que se preocupa por ella... ahí no hay solución al respecto.

Sres., dedíquense a sus amigos, a sus hobbies, a su trabajo, a su formación académica, a pasarla bien.

Las minas van a cornearlos como nunca lo han hecho hasta ahora.

Es un lamentable deporte femenino que está en pleno auge, potenciado por los teléfonos celulares y una impunidad sorprendente por parte de la sociedad y parientes cercanos, quienes ni se cuestionan por la forma de accionar.

No olviden que el punto de inflexión por parte de ellas, cuando ya tienen «maduro» al nuevo candidato, es el bloqueo en las redes sociales y números telefónicos sin ningún tipo de explicación.

Esa desaparición virtual obedece invariablemente a una sola explicación: ya tienen un nuevo candidato en firme para comenzar una nueva relación.

Ni se les ocurra intentar preguntarles, porque van a ser acusados de acoso o situaciones peores. Recuerden que Uds., hoy día, por ser hombres, no tienen derecho a explicación alguna.

En verdad, cuando suceden estas cosas, lo mejor es que ella haga su vida con el nuevo flaco.

Y que tenga mucha suerte en su nueva relación, que le dure mucho tiempo y que sea feliz.

Desearle a alguien sentimientos negativos es de muy mala práctica, y sería, casi, diría, ponerse al mismo nivel de ellas cuando van dejando de a poco sus parejas a través de las redes sociales.

Nuevamente, joderse.

No busque revanchismos, porque va a ser peor, habida cuenta que van a ser víctimas de acusaciones inverosímiles que van a ser difíciles de sobrellevar.

Simplemente, déjenlas hacer su vida.

Y cuando de acá a varios meses o años, súbitamente, te llamen para preguntarte como es tu actual vida... la respuesta va a ser muy simple: me alegro de escucharte, espero que estés bien, te llamo en otro momento.

Una mujer cuando es infiel, ya sea a través del uso de las redes y luego en persona, no cambia de hábitos. Es triste, pero es así.

Que ellas rehagan sus vidas como mas les plazca.

No hay otra solución.

Saludos!
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl

Desconectado Godzilla

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 2760
  • Sexo: Masculino
  • "El valiente" no sigue los pasos de la estupidez.
Re:Que pasa cuando ella usa todo el día el celular.
« Respuesta #1 en: 29 de Octubre de 2020, 12:01:07 pm »
Así es Maestro.
Lo único que tenemos a favor es actuar con la mano de hierro.
Te puede cornear cuando quiere, es inevitable, tu obligación es dejarla al toque una vez que  descubres el percal..
Es la mejor manera para defender tu hombrilla. No vale ningún tipo de negociación.
 Haz elegido cornearme, yo elijo dejarte. Tu actúas como a una yegua en celo y yo actúo como un hombre con dignidad y principios.

Las personas que son infieles nunca jamás están satisfechos con nada, ninguna mujer o hombre es lo suficientemente apto para noviar a largo plazo.
Son gente con una mentalidad muy diferente, llevan en su ADN el gen traicionero.
Que le vamos a hacer?
Nada, simplemente alejarte y punto. Su castigo es la soledad y el rechazo de los seres queridos.

puede saltar en flor en flor al final siempre se le Termina atrapando con las manos en la maza. Y.. por regla general pierden mucho más de lo que ganan a ratitos...Una verdadera Lástima..

Cuando una mujer cambia de hombre como de trapo, obvio que bien no está, siente un vació enorme, nada lo llena. Se debe sentir muchas veces muy sucia y miserable..  Nadie puede parar la salida del sol.
En fin ... Un buen aporte Maestro...
Un gran abrazo .

Tengo el móvi fuera de juego, Por eso no te escribo por Whapp.





La Desaparición va mucho más allá; es tomar la postura de un tipo Íntegro, con tremendo Orgullo y muchas Pelotas.