Autor Tema: Los valores - La Dignidad y el amor propio.  (Leído 2137 veces)

Desconectado Godzilla

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 1651
  • Sexo: Masculino
  • "El valiente" no sigue los pasos de la estupidez.
Los valores - La Dignidad y el amor propio.
« en: 06 de Diciembre de 2020, 05:52:31 pm »
Muy buenas a todos.

Siempre me asalta esta pregunta, y me gustaría profundizar sobre el tema.

Los valore como la Dignidad y el amor propio, se nace con ellos o se aprende con el día a día.

Por desgracia vemos a muchos hombres sometidos por parte de la Mujer a todo tipo de humillación, y aún así lo aguantan todo.
Ejemplo : Graves faltas de respeto, cuernos, mal trato psicológico. Etc ...
Simplemente me hace difícil entender que no tienen ni una pizca de los valores mencionados - la dignidad y el amor propio-. .. Para ellos todo vale. Es un sentimiento que me supera ver hombres tan sumisos, tan débiles por una mujer  que  muchas veces, no vale nada . 

Luego están por desgracia Solo la menoría de los hombres que si tienen bien latentes los valores, y para nada permiten faltar de respeto ni a la novia o al jefe de turno.

Porque esa diferencia?  Se nace con los valores integrados como se fuera un chip?
En mi caso, pienso que cada uno elíge  como ser una ves adulto.
Que opinan camaradas ?

Un abrazo...
« Última modificación: 06 de Diciembre de 2020, 06:50:33 pm por Godzilla »
La Desaparición va mucho más allá; es tomar la postura de un tipo Íntegro, con tremendo Orgullo y muchas Pelotas.

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 5600
Re:Los valores - La Dignidad y el amor propio.
« Respuesta #1 en: 06 de Diciembre de 2020, 11:22:36 pm »
Muy buenas a todos.

Muy buenas noches, Máster Godzi.

Siempre me asalta esta pregunta, y me gustaría profundizar sobre el tema.

Los valores como la Dignidad y el amor propio, se nace con ellos o se aprende con el día a día.

Indudablemente, se aprende día a día. Es aprendizaje puro y llano.

Por desgracia vemos a muchos hombres sometidos por parte de la Mujer a todo tipo de humillación, y aún así lo aguantan todo.
Ejemplo : Graves faltas de respeto, cuernos, mal trato psicológico. Etc ...

Son sometidos a humillaciones varias... porque temen quedarse sin pareja.

Antaño, eran las mujeres las que temían quedarse solas. Por eso se aguantaban todo, algo que también veo muy mal.


Simplemente me hace difícil entender que no tienen ni una pizca de los valores mencionados - la dignidad y el amor propio-. .. Para ellos todo vale. Es un sentimiento que me supera ver hombres tan sumisos, tan débiles por una mujer  que  muchas veces, no vale nada.

Podrás ser todo lo enérgico que seas, tenerle un adecuado respeto a tu pareja, tratarla con dignidad... y te cornean exactamente lo mismo.

Porque quienes perdieron valores, no fueron los hombres, sino las mujeres.

Tomaron lo que mas les convenía del feminismo (esto es, las exigencias y los muy merecidos derechos) pero no dieron un soberano carajo a cambio.

Si le mencionás alguna actitud reprobable, lo mas factible es que te digan "-... me estás acosando, te voy a denunciar", y ni que hablar si la encarás diciéndole que fue una yeguariza infiel de porquería, que no dudó en cornear porque sabe que les resulta muy fácil hacerlo sin ser detectadas.

Los que han terminado perdiendo en todo sentido, son los hombres.

Porque a lo único que han accedido como derecho... es a que le descuenten entre el 20 al 30 % de sus haberes para que ella, pueda elegantemente, salir con otros tipos.

Si bien muchas veces tal descuento a la mujer le resulta insuficiente, porque son barriles sin fondo, van a buscar permanentemente arruinarlos para que no tengan un duro siquiera, para poder salir un rato a la calle.

Así, de paso, no pueden conocer otras mujeres. Así de yeguarizas son.

Porque esa diferencia?  Se nace con los valores integrados como se fuera un chip?
En mi caso, pienso que cada uno elíge  como ser una ves adulto.
Que opinan camaradas ?

No, no se nace.

Es parte del aprendizaje, siempre.

Si dejáramos a la sociedad librada a su entero albedrío, sería lo mas parecido a la ley de la selva.

Por suerte, se regló lo suficiente los accionares de las personas para que no se termine imponiendo (injustamente) siempre el mas fuerte.

Hoy día, el género femenino se amparó en la posibilidad de esquilmar a un masculino hasta dejarlo exangüe, para que no pueda tener ningún tipo de recurso para poder salir con otras mujeres.

¿Envidia?

¿Revancha?

¿Ganas de molestar?

¿Mal accionar?

Pues... todo junto.

Por ejemplo, Máster.

Si un tipo se dedica a ayudar económicamente todo el tiempo a su pareja, es tomado como un tonto, y no como alguien que la quiere.

En cambio, si decide no darle casi nada (o al menos, en función de lo que ella haga por él) es tomado como un miserable.

En suma: no hay poronga que a ellas les venga bien.

¿Que hacer, entonces, en materia de valores?

Pues... actuar como dicte la conciencia.

Si uno cree a pies juntillas, lo que ellas exigen, el hombre quedaría restringido a ser una suerte de pelele incapaz de tomar decisiones.

En cambio, si el tipo tiene claras sus ideas, ellas seguramente van a hacerle quilombo por deporte.

Prefiero la última opción.

Lástima que el padre apenas, hoy día, pueda terciar en la educación de sus hijos varones.

Porque ellas son las que deciden todo sobre sus retoños.

Cuando tuve la suerte de tener un docente en Pediatría que escribió varios libros sobre la materia, en una clase, hace ya, muchos años, nos dijo a los alumnos varones:

"-... cuando venga la madre y el padre al consultorio, siempre van a ver que la madre se refiere al hijo como «mi» hijo. Nunca el hijo de los dos. ¿Por qué? Porque el padre puso apenas una célula, y ellas, 3,5 kg. de hijo".

Por eso, creen que son de su exclusivo patrimonio. Y que el hombre solo les sirve en la medida que les aportan dinerariamente todo lo posible... por supuesto, a cambio de nada por parte de ellas.

En suma, como dice un posteo escrito tiempo atrás: los hombres son un cajero automático ambulante, y un banco de genes. Sin derecho a recibir nada a cambio, y que ni se le ocurra la peregrina idea de reclamar algo, porque lo van a acusar por violencia de género.

En Israel, es suficiente que una mujer acuse de cualquier cosa a un hombre (lo conozca o no) para que al tipo se lo lleven preso. Sin derecho a defenderse.

Cuento un ejemplo.

Un taxista ruso, que vivía en Jerusalem, estaba llevando a una residente de la susodicha ciudad.

Al finalizar el viaje, la Sra. en cuestión, comenzó a abofetearse a sí misma, y a llamar a las fuerzas de seguridad, gritando que el hombre le había pegado. Tenía las mejillas bien marcadas de los golpes que se autopropinaba.

No tuvo en cuenta un detalle: y era que el conductor del taxi tenía permanentemente una cámara de video grabando todo lo que pasaba en el habitáculo, quedando ella penosamente registrada mientras se autoabofeteaba, sin que lo supiera.

Al taxista se lo llevaron instantáneamente, preso.

Cuando llegó el momento del juicio (seguía preso), su abogado presentó como prueba a la filmación en donde su pasajera se golpeaba a sí misma.

Claro... ahí a la jueza no le quedó mas remedio que soltarlo, porque quedaba asquerosamente en evidencia que la mujer estaba mintiendo.

¿Se le pudo hacer una demanda por calumnias e injurias a la mujer?

Pues... no.

Gracias que al conductor del taxi, ruso de origen, le otorgaron la libertad en el acto.

Ese autoempoderamiento femenino, en el que ellas hacen lo que les viene en ganas, y hacen daño por deporte, llevó a que precisamente, en Israel, se acuñara la siguiente frase:


"-... no te cases con la mujer que quieras, sino con la que sea fácil divorciarte".

Por eso, Master Godzi, las mujeres con su empoderamiento feroz, salieron a buscar sangre masculina para remediar todos sus odios para con el género masculino.

Si las pretendés poner en su lugar cuando se extralimitan, te acusan de cualquier cosa, y como te mencioné mas arriba, hasta podés ir preso.

Si no las ponés en su sitio, van a hacer cada vez mas lo que les venga en ganas.

Total, piensan, la culpa siempre la tiene el hombre de todo.

Suena feo. Y triste.

Pero es así. Y cada vez va a ser peor.

Podrás tener toda la dignidad y amor propio del mundo, pero cuando a una mujer se le cruzó hoy día, intentar destruir a un hombre, simplemente, por deporte, odio, envidia o para perjudicarlo por el motivo que a ella se le ocurra, que igual te van a intentar maltratar a conciencia.

Lográndolo la mayoría de las veces.

Total, saben que nadie les puede decir nada.

Si algun masculino les comenta que están actuando mal, protestan diciendo que es violencia de género.

O que las están acosando, por ejemplo, telefónicamente, cuando a lo mejor la llamaste una vez en tres días.

Total, para elevar falsas acusaciones, no hace falta hacer muchos esfuerzos.

Llegué a la lamentable conclusión que hoy día, no es una buena idea tener pareja estable.

Ni siquiera tener pareja, porque igual, te va a terminar siendo infiel. Porque sabe que ninguna de sus congéneres va a decir ni una palabra sobre sus yeguadas infieles.

Si el hombre es infiel, merece ser reducido a cenizas y luego dispersado por el viento.

Si ella es infiel, es una mujer «superada» que supo entender cuales son sus prioridades.

Si protestás por eso, podés pasarla mal.

Porque en cualquier momento, te van a terminar acusando de las situaciones mas disparatadas, y primero tenés que probar que sos inocente, aunque hay países, como la mención de Israel, mas arriba, en donde te apresan y luego, defendete como puedas.

Que ellas hagan lo que les venga en ganas.

Si te quieren ser infiel (la inmensa mayoría de mis ex, así lo fueron), que lo sea. Por supuesto, que no pretendan que luego se siga con ellas. Total, tarde o temprano, ya sea en un mes o en una década, terminan intentando volver, cuando se dan cuenta que la tan mentada postura femihembrista a ultranza, les resultó útil a la hora de exigir dineros, pero bastante inútil a la hora de recibir afectos.

Sres., cada vez mas, acostúmbrense a que no los quieran. Ni los van a querer, conforme pasen los años.

Uds. no les interesan a ellas, sino simplemente, lo que puedan obtener como beneficio de sus propias personas.

Por eso, Máster Gozdi, por mas dignidad y amor propio que tengas... te van a dejar exactamente lo mismo.

Hoy día, el género femenino se ha ido conformando en un colectivo increíblemente egoísta. Rápidas para exigir, esquivas para dar algo.

Como suelo decir, en la relación de pareja, el hombre pone el dinero, y la mujer, el malhumor.

Por las dudas, no preñen a nadie sin estar absolutamente seguros, porque los van a terminar esquilmando de la forma mas asquerosa que pueda haber.

Mientras Uds. están enamorados de sus parejas, ellas... celular en mano, tienen un número cada vez mas extendido de admiradores que les quieren bajar la caña.

Días atrás salí con una antigua amiga.

Quien me decía que las mas jóvenes, no tienen ningún tipo de filtro, ningún tipo de reparo... ni ningún tipo de código de conducta.

Para ellas, su mundo es el teléfono celular, herramienta indispensable para levantarse tipos, esquilmarlos y descartarlos.

Si se les dice que apaguen el teléfono (como suelo exigirlo ahora, cada vez que salgo con una fémina que se la pasa pelotudeando con el teléfono), se enojan.

Tuve que adoptar la draconiana medida de decirle a una fémina con quien salí el viernes pasado "-... o apagás el teléfono ya mismo, o caso contrario, concluyo esta cena ya mismo".

Ya ni siquiera les pido que lo silencien. Sino que lo apaguen.

¿Que me han dicho al respecto algunas amigas?

Pues... que estoy siendo machista.

Detalle: ni bien llego a una reunión con una fémina, en el acto silencio al teléfono y lo guardo donde no se vea.

Ella, en cambio, se pone a pelotudear con el plastiquito de celular, hasta que le digo que preferiría que en esa reunión, mantuviera el aparato apagado o silenciado.

Lo hacen, pero de mala gana.

Ya es la tercera vez que me pasa lo mismo.

Así que, estimado Máster Godzi, podrás tener todos los valores que te habrán inculcado de niño, una rectitud a toda prueba, una fidelidad intachable... y ellas, enfrente tuyo, van a seguir pelotudeando con el aparato porque les oferta la opción de conocer hombres en cantidades.

Si le mencionás algún sutil comentario al respecto, te miran con mala cara.

Y lo peor, le dicen a las amigas "-... el JP es un machista, me hizo silenciar el teléfono y yo estaba esperando un mensaje de Tinder que tenía que contestar al instante".

Tales mujeres, son descartables.

Lástima que, cada vez mas féminas se comportan de idéntica manera.

Vos mismo, Máster, me comentaste que una mujer prefiere perder a su pareja, pero de elegir, siempre va a optar por el celular antes que por su hombre.

Eso, marca a las claras, que hay un montón de tipos que están buscando pareja por las redes. y ellas, pendientes todo el tiempo de conseguir ese tan ansiado masculino que la transformará en una cortesana a cambio de... estar adheridas a una cachufleta.

Ellas son así.

Y Uds., vayan acostumbrándose a quedarse solos, porque para tener una energúmena que se pasa todo el día con el teléfono en mano, como pareja, mejor, no estar con nadie.

Por eso. En mi visión, dignidad y amor propio, se van construyendo conforme pasan los años. Eso, si la madre de cualquier adolescente hoy día, no pretenden que sea un hombre digno, sino un «adolescente sensible».

Saludos!
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl

Desconectado Godzilla

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 1651
  • Sexo: Masculino
  • "El valiente" no sigue los pasos de la estupidez.
Re:Los valores - La Dignidad y el amor propio.
« Respuesta #2 en: 07 de Diciembre de 2020, 07:16:35 am »
B días a todos .

Maestro , como siempre, un mar de sabiduría. Gracias por la aclaración.
Te comento: Yo pienso que los valores son de mi propiedad, son armas naturales para protegerse de los otros mortales. Nunca falta alguien que quiere  joderte.
Y ... si , tengo muy claro que puedes tener el Adn del mismísimo Superman, igualmente te dejan y te cornean, o cosas peores. Nunca subistemar a una mujer por más mansa que parece, de la nada cambia para mal, son como las mareas de la mar.

Un abrazo muy fuerte jp..
La Desaparición va mucho más allá; es tomar la postura de un tipo Íntegro, con tremendo Orgullo y muchas Pelotas.

Desconectado Elbati

  • Usuario Normal
  • *
  • Mensajes: 694
  • Sexo: Masculino
Re:Los valores - La Dignidad y el amor propio.
« Respuesta #3 en: 07 de Diciembre de 2020, 08:28:47 am »
Buenas, yo veo como la esposa de un amigo lo trata par el diablo y el tipo chocho. De novio me han querido tratar mal y culminé la relación, en mi experiencia de vida luego de haber vivido todo el 2008 en Brasil, y el año pasado 3 meses me atrevo a decir que las B
brasileras no son asi. Se me hace que las venezolanas y paraguayas tampoco.
Esto de buscar ventajas en las relaciones es la biogensis tal vez de la viveza criolla. La manipulación femenina consiste en agotar psicologicamente al hombre porque la mujer sabe que su masculino en visperas de volver a tener sexo, resigna dignidad y orgullo, sumado a que se muestran escasas, todos estos condimentos van quebrando el autoestima del sujeto hasta volverlo un ente manipulable y una maquina de producir guita para beneficio de la mina, con el plus que este empieza a pensar que va a perder a su medio citrico.

Desconectado Elbati

  • Usuario Normal
  • *
  • Mensajes: 694
  • Sexo: Masculino
Re:Los valores - La Dignidad y el amor propio.
« Respuesta #4 en: 07 de Diciembre de 2020, 08:54:08 am »
JP yo habia advertido que no era conveniente tener pareja y hasta me trataron de todo algunos usuarios aca. Si andas por Bs As hoy ando por estos lares hasta mañana martes 8.

Desconectado Gastón

  • MASTER
  • ***
  • Mensajes: 1257
  • Sexo: Masculino
Re:Los valores - La Dignidad y el amor propio.
« Respuesta #5 en: 07 de Diciembre de 2020, 08:26:53 pm »
Yo creo que la dignidad y el autoestima es algo que se forja a edades tempranas; para luego templarse con el paso de los años ya de adulto.
Quienes carecen de autoestima son personas que han tenido conflictos en su crianza; victimas de acoso o rechazo sistematico por pares.
Tambien hay algo de no haber aprendido a manejar la frutracion. Creo que es de lo peor que puede verse. Algo no les sale como les era deseado y se desmoronan.
He visto a personas adultas llorar o extraviar su razon por cuestiones minimas como perder en un juego de mesa o no salir bien de un examen.

Fallas de ese tipo creo que pueden corregirse y ganar autoestima cuando nunca se la tuvo; pero no es algo que se logre de un dia a otro.

Saludos!

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 5600
Re:Los valores - La Dignidad y el amor propio.
« Respuesta #6 en: 08 de Diciembre de 2020, 07:39:06 am »
Aquí la diferencia substantiva es que el hombre tiene principios que suele respetar.

Y la mujer, no respeta nada.

Miente, engaña, es infiel cuando le viene la gana, y si se le dice algo, comienza con argumentos de violencia de género que nadie se va a animar a rebatirle.

Por eso, los hombres suelen tragarse -por un tiempo- el orgullo y aguantan todos los caprichitos de la fémina de turno.

Hasta que se hartan de tanta estulticia, y la ponen en su sitio.

También hay que tener en cuenta, que la labor de conseguir pareja es compleja, costosa, tiene sus dificultades, para el hombre; ellas en cambio, con suerte, aportan la cachufleta a la que están adheridas.

¿Motivos?

Simple.

Se creen próximas a la divinidad, y como tales, deberían ser tratadas.

De ahí que al sufrido masculino que en los inicios de la relación, le aguanta todo, comienza ella a hacerle la vida miserable con tal de obtener beneficios que, por su propio pecunio y esfuerzo, jamás obtendría.

Hay mucha mujer caprichosa dando vueltas.

Antaño se les enseñaba a ser mas condescendientes con su pareja. Ahora, aprenden de la peor forma: solo yo, y nada mas que yo.

Un ejemplo bastante lamentable.

En el laboratorio de fertilidad en el que trabajo como consultor, hay una miríada de ginecólgas que vienen de distintas universidades privadas.

Sí, de esas en las que en Argentina, suele ser mas fácil obtener el título que cuando se estudia en una universidad estatal, en la que no hay dinero que valga a la hora de aprobar un examen.

Estas doctorcitas, una mas atractiva que la otra, cobran en ese instituto de fertilidad, un salario bastante magro. Siempre fue ese el procedimiento, se están formando y cobran lo que por convenio se ajustó, ni de mas, ni de menos.

El punto es que como son mujeres atractivas, automáticamente, tienen gustos caros.

Y eso tiene mucho que ver a la hora de vestirse, calzarse y gastar en sus personas para verse atractivas y deseables para con los hombres.

Resulta espeluznante hacer cuentas de lo que cuesta para una mina, mostrarse atractiva y competitiva frente a sus congéneres femeninas.

Esos magros salarios que cobran, desaparecen literalmente en los primeros cinco días post-cobro, después de seguir «renovando» por otro mes el guardarropas.

¿Quién sale a cubrir sus gastos y pago de servicios?

Pues... los padres de las mismas.

Quienes suelen tener un poder adquisitivo bastan elevado, y que además, se babean por sus hijitas.

En suma. Tienen una extensión de la tarjeta de crédito del padre, gastan a manos llenas y los respectivos progenitores se dedican a pagar puntualmente todos los gastos de la cándida niña.

Y si por algún motivo no tienen un padre de esas características... buenos son los novios que sí cumplimentan esos gastos que ellas tienen.

He llegado a escuchar con espanto, a la hora de comer, decir "-... mi novio se atrasó en pagarme la tarjeta", minutos antes de salir ella de compras en alucinantes negocios de indumentaria femenina.

Pero no siempre les sale bien.

Una, quien tenía al novio agarrado de la entrepierna con el tema de sus onerosos gastos, recibió un duro revés: el tipo se negó a seguir pagándole nada, exigiéndole que bajara a la tierra y que fuera mas circunspecta a la hora de los gastos innecesarios.

Para qué. Las barbaridades que ella refirió que le dijo, son memorables.

Y aún así, el tipo no cedió. Y ella automáticamente, lo dejó.

Como no era ni una doncella ni una princesa, sino simplemente una mina que tenía por costumbre aprovecharse de cuanto hombre tuviera cerca, creyó que iba a conseguir rápidamente reemplazo.

Y lo obtuvo: un biólogo veterano, que laboraba en otra institución, quien por un tiempito le pagó sus gastos... hasta que la cambió por otra mas joven y menos yeguariza. Eso, por referencia del mismo biólogo que me lo comentó tiempo atrás.

En suma, Sres., las minas suelen maltratar a los hombres simplemente, por propio beneficio.

Cuando se dan cuenta que la canilla de recursos se les va a agotando, y que tienen que bajar a la tierra y ser mas conscientes que tienen que gastar menos, y ponerse a la altura de la situación y ofertar a su pareja, de manera recíproca, los mismos afectos que reciben... se mandan a mudar con otro.

Eso, si pueden conseguir reemplazo.

Por tal motivo, suelen querer imponerse de forma bastante violenta e incluso, maleducada, tratando de sojuzgar al masculino de turno.

Una vez, una antigua novia me decía que la inmensa mayoría de las mujeres, son como animalitos domésticos.

Que reciben afecto, comida y protección, y a cambio, son atractivas y pueden quedar embarazadas.

Práctica la rubia.

Según ella, hay que aprovechar el tiempo que les dura la belleza física para quedar gestantes y conseguir un tipo... porque después, viene el vencimiento y no las quieren tocar siquiera con un palo esterilizado.

Además, creo yo, hay muchas mujeres que traen un cierto -y maligno- componente de dominación, porque saben que si no proceden así, los tipos se buscan otras minas.

Después... se quejan que se quedan solas.






Con el género femenino la competencia es desigual.

Si las ponés exactamente en el sitio en el que merecen estar, tildan al masculino de machista, de misógino, de violencia de género, de considerar a las mujeres como un objeto.

Si no se las ubica en el sitio preciso al que merecen pertenecer, se suben a la cabeza del hombre, exigiéndole de todo "-... porque soy mujer y porque yo lo valgo".

Y ni que hablar si fueron preñadas o tienen un hijo.

Peor todavía.

Pareciera que el proceso fisiológico de la gestación les valida a exigir de todo.

Allá ellas.

Sigo convencido que el proceso de la obtención de dignidad y autoestima, por parte de un hombre, es algo gradual, que se desarrolla en el tiempo.

Muchas mujeres van a pugnar para que sus hijos varones sean «hombres sensibles» y no cavernícolas modernos, porque saben que contra un cavernícola, no hay negociación posible cuando se ponen a exigir "-... porque yo lo valgo".

Muchos de los miembros de este Foro de Ayuda, provienen de hogares monoparentales, en donde las madres, cargadas de inquina y odio para con cualquier hombre, entrenan a sus hijas para ser yeguarizas de la peor laya... y a los hijos, para ser personas dóciles al género femenino.

Imagínense el choque cultural que se produce cuando un veinteañero, entrenado para ser una persona dócil, se encuentra con otra veinteañera, hiperentrenada para ser una yeguariza de décima categoría. Y que va a pretender que todos los hombres hagan lo que ella quiera.

Igual, tales procederes no les duran mucho a las mujeres.

Cuando se dan cuenta que sus ingresos son exiguos, y que con lo que ganan por mes, no les alcanza para renovar siquiera fracción del guardarropa... ahí se buscan tipos mas pudientes tratando de convencerlos que ellas son las mejores adquisiciones que el masculino puede tener.

Una vez que lo engancharon, rápidamente, preñeces (tiene que ver con la obtención de una cuota alimentaria y de sustento) y después, también rápidamente, descartarlo para conseguir otro.

Son así. Les gusta dominar a los tipos, para ellas, lo importante es que el hombre se enamore, y ellas no necesitan enamorarse de nadie.

Así les va.

Son, como este humilde escriba puede certificar, una parte muy numerosa del colectivo femenino que se queja que los hombres ya no les dan pelota... pero si pueden, los maltratan a destajo.

Aprovechándose que se las quiere y respeta.

Cuando ellas no respetan nada. Ni siquiera, el mandato ancestral de la fidelidad.

Entiendo que no hay que tratar con rudeza a ninguna mujer, sino con exquisita cortesía.

Así ellas no estén acostumbradas a que cuando se les invita a cenar, se les ayuda a sentarse y se les arrima la silla.

Por supuesto, muchas toman esa gentileza como un signo de debilidad.

Insisto, así les va. Tal como el compacto grupo que este humilde escriba supo tener que conforman una cantidad surtida de ex-novias.

Todas exigiendo sus derechos a los hombres... y todas durmiendo solas cada noche.

No acepten nunca que una mujer los maltrate, ni que les falte el respeto, generalmente, con sus dichos y maledicencias.

Son especialistas en hablar y decir barbaridades, saben que los hombres no quieren entrar en conflictos a la hora de discutir con una mujer.

Así que, si la fémina de turno se pone en pelotuda, dedica mas tiempo a su teléfono celular que a su pareja... es tiempo de un cambio.

Sobre todo, de un cambio de novia.

Saludos!
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl

 

     
passport