Autor Tema: Una breve historia de desamor  (Leído 642 veces)

Desconectado Lucre131

  • Mujer
  • *
  • Mensajes: 1
  • Sexo: Femenino
Una breve historia de desamor
« en: 18 de Mayo de 2022, 04:18:00 pm »
Hola gente!
Bueno, paso por acá para solo desahogarme ya que estos asuntos del corazón me han jugado una muy mala pasada este último año.

Mi historia, bueno, resulté saliendo con uno de mis amigos después de muchos años. Sí, me atrajo su forma de tratarme y teníamos mucho en común; tardes de té, cerveza o comida, buenas charlas sobre muchos temas y además de todo practicábamos el mismo deporte que nos apasionaba. Empezamos a salir y todo iba de maravilla. Hasta escribíamos un proyecto juntos para salir del hueco laboral en el que nos encontrábamos.

Después de 3 meses de una relación en la cual yo me sentiía una mujer afortunada, él consiguió trabajo en una ciudad a casi tres horas de donde vivíamos. En ese momento supe que todo se iba al caño porque las relación a distancia, y más conociéndolo a él, no iba a funcionar.
Cuando él partió lloré inconsolablemente, lo llamaba en sus ratos libres y así estuvimos por dos o tres semanas hasta que él comenzó a desvanecerse. Decidí solo escribirle y llamarlo en la noche ya que asumía que su nueva vida laboral lo absorbía y yo no quería cargarlo con más cosas.

A medida que pasaban los días fueron desaparecieron los "buenos días linda" o las "buenas noches" o el que me preguntara como iba mi día. Yo seguí en mis cosas, presentado propuestas, entrevistas de trabajo, en conclusión buscando trabajo. Lastimosamente no tenía suerte, y en mi tristeza lo llamaba o le escribía contándole sobre los procesos laborales, a lo que él respondía con desdén y rabia: "Es que no te esfuerzas lo suficiente y tienes pésima actitud"; desde ese momento dejé de contarle mis cosas porque nunca recibía palabras de aliento, solo críticas.

Pasaron dos meses y todo empeoraba, él me dejaba en visto en redes sociales, no constetaba mis llamadas, me criticaba todo el tiempo, y cuando volvía a nuestra ciudad raramente sacaba tiempo para que nos viéramos. Todo cambió para él parecía su vida soñada pero para mí era un infierno.

Alguna noche lo llamé para saber como iba su día y respondió con molestia que había tenido un problema laboral pero que su compañera de trabajo ya lo había escuchado y no quería tocar más el tema. En ese momento algo en mí explotó y corté la llamada. Como siendo YO su pareja no a hablar conmigo pero si con una casi desconocida? Le manifesté posteriormente a esa llamada que no me había gustado ese comentario y le pedí que me dijera en realidad él qué tenía con ella y por qué la actitud desagradable hacia mí. A todo esto él me manifestó que no le gustaba que yo supiera de su vida, que yo ya sabía mucho de su intimidad y que eso no le gustaba.

Al otro día en la mañana lo saludé y contundente me envió un mensaje que decía: Sabes, no quiero nada ni emocional ni sexual contigo.
Este momento partió mi vida en dos, a pesar de todo, yo lo amaba y quería tenerlo en mi vida, quería que habláramos de frente como dos personas maduras pero él se negó rotundamente. Sí, ahora concluyo que fue muy cobarde al hacerlo de esta forma.

Él no volvió y yo perdí el control de mis emociones ante el dolor que me embargaba y empecé a hacer cosas que solo haría una persona que ha perdido la cordura. No las menciono acá porque sería revivir una etapa de la que me avergüenzo pero que tuve que vivir para saber quién era él, pero lo más importante quién era yo.

Fue un torbellino de sentimientos, emociones, secretos, mentiras... me sentía devastada. El hombre que yo amaba era un monstruo y yo me había convertido en él. Un día desperté llorando y decidí acabar con todo, no era justo conmigo, a pesar de todo yo me consideraba una mujer bonita, inteligente, honesta, leal y que lo había amado tanto como pude. Después de 6 meses de la ruptura que se dió a través de un mensaje de texto y un año preciso desde que inició nuestra relación, decidí aplicar el contacto cero. Desaparecí de su vida y corté relación con todo lo que teníamos en común, amigos, profesión, deporte. TODO.

Esta falsa relación dejó mi autoestima por el piso pero aprendí dolorosamente muchas cosas. Aprendí que las personas podemos llegar a actuar de formas muy peligrosas cuando tocan nuestras heridas más profundas. Descubrí que todos somos cajas de sorpresas y que la lealtad y respeto es cosa de pocos. Descubrí que cuando una persona decide irse no se le puede insistir, solo te haces a un lado y desapareces.

Todavia recojo los pedazos que quedaron de mí, no soy la misma y creo que una importante parte de mi amor hacia el otro murió por siempre.

Desconectado Godzilla

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 2743
  • Sexo: Masculino
  • "El valiente" no sigue los pasos de la estupidez.
Re: Una breve historia de desamor
« Respuesta #1 en: 18 de Mayo de 2022, 06:25:57 pm »
Bienvenida.

3 meses es muy poco tiempo para conocer a tu ex, yo llevo 11 años y hay cosas que descubro cada x tiempo. Me refiero a cambios que se dan en cada uno de nosotros al paso de los años, nada permanece igual excepto los impuestos, que son siempre lo mismos.

Poco se puede añadir a tu historia, tu misma haz sacado tus propios reflexiones, y me perecen de lo mejor. Es normal cegarse cuando ves a la persona que amas se escurre de tu vida como una pompa de jabón. Hay quien sabe resistir y entiende que es inútil retener la salida del sol. Pero la gran mayoría peca de ilusos y no quiere aceptar su destino. Hacen lo imposible para cambiar la realidad.
Solo queda tener paciencia para transitar este camino arduo y con muchas cuestas que aveces parecen interminables, se hace más fácil escalar el Everest que transitar este duelo maldito pero muy necesario para alcanzar la madurez necesaria. Que seria de nosotros sin pasar experiencia varías. Nadie aprende con Palmaditas en la espalda, más bien cuando se deja la espalda.

La Desaparición va mucho más allá; es tomar la postura de un tipo Íntegro, con tremendo Orgullo y muchas Pelotas.

Desconectado Gastón

  • MASTER
  • ***
  • Mensajes: 1460
  • Sexo: Masculino
Re: Una breve historia de desamor
« Respuesta #2 en: 19 de Mayo de 2022, 08:30:32 pm »
Buenas Lucre;

No es lo mismo ser amigo que ser pareja; o visto desde tu lado, no es lo mismo tener un amigo que tener una pareja. Y raramente unos amigos pueden funcionar bien como pareja y casi nunca una ex pareja puede volverse amigo.

Creo que la distancia es capaz de desarmar parejas bien consolidadas y con largo camino recorrido pero con la relaciones incipientes la distancia no tiene misericordia: las pulveriza.

Hay maneras de terminar una relacion con dignidad y benevolencia; tu ex sencillamente decidio actuar como un patan. Y nadie se convierte en patan de un dia para el otro; tan solo que quien fuese tu amigo lo mantenia con bozal y cuando tuvo que tratarte como a una ex; solamento lo libero.

Mucho para aprender y parece que estas en el buen camino luego de atravesar un calvario. Enhorabuena.

Para el futuro a evitar lo que sabemos que no funcionara.

Saludos!

Desconectado juanpindonga

  • ADMINISTRADOR
  • *
  • Mensajes: 5608
Re: Una breve historia de desamor
« Respuesta #3 en: 28 de Mayo de 2022, 05:02:15 am »
Bueno, paso por acá para solo desahogarme ya que estos asuntos del corazón me han jugado una muy mala pasada este último año.

La epidemia sigue generando estragos entre las parejas.

Y colijo que tales estragos van a continuar por bastante tiempo.


Después de 3 meses de una relación en la cual yo me sentía una mujer afortunada, él consiguió trabajo en una ciudad a casi tres horas de donde vivíamos. En ese momento supe que todo se iba al caño porque las relación a distancia, y más conociéndolo a él, no iba a funcionar.
Cuando él partió lloré inconsolablemente, lo llamaba en sus ratos libres y así estuvimos por dos o tres semanas hasta que él comenzó a desvanecerse. Decidí solo escribirle y llamarlo en la noche ya que asumía que su nueva vida laboral lo absorbía y yo no quería cargarlo con más cosas.

Las relaciones a distancia, suponen cierto esfuerzo por ambas partes.

Si tal esfuerzo es unilateral, tal relación no tiene mucho futuro.


A medida que pasaban los días fueron desaparecieron los "buenos días linda" o las "buenas noches" o el que me preguntara como iba mi día. Yo seguí en mis cosas, presentado propuestas, entrevistas de trabajo, en conclusión buscando trabajo. Lastimosamente no tenía suerte, y en mi tristeza lo llamaba o le escribía contándole sobre los procesos laborales, a lo que él respondía con desdén y rabia: "Es que no te esfuerzas lo suficiente y tienes pésima actitud"; desde ese momento dejé de contarle mis cosas porque nunca recibía palabras de aliento, solo críticas.

No es una actitud muy proactiva por parte del susodicho.

Cuando le importás a alguien, él/ella hace lo necesario para demostrártelo.


Pasaron dos meses y todo empeoraba, él me dejaba en visto en redes sociales, no constestaba mis llamadas, me criticaba todo el tiempo, y cuando volvía a nuestra ciudad raramente sacaba tiempo para que nos viéramos. Todo cambió para él parecía su vida soñada pero para mí era un infierno.

Tal proceder es mas bien, compatible, con el hecho que tal vez, ya consiguió un reemplazo.

Alguna noche lo llamé para saber como iba su día y respondió con molestia que había tenido un problema laboral pero que su compañera de trabajo ya lo había escuchado y no quería tocar más el tema. En ese momento algo en mí explotó y corté la llamada. Como siendo YO su pareja no a hablar conmigo pero si con una casi desconocida? Le manifesté posteriormente a esa llamada que no me había gustado ese comentario y le pedí que me dijera en realidad él qué tenía con ella y por qué la actitud desagradable hacia mí. A todo esto él me manifestó que no le gustaba que yo supiera de su vida, que yo ya sabía mucho de su intimidad y que eso no le gustaba.

Huelga decir que tal «compañera de trabajo» probablemente funja, en la vida de quien mencionás fue tu pareja, un papel que trascienda el de pertenecer solamente al ámbito laboral.

Al otro día en la mañana lo saludé y contundente me envió un mensaje que decía: Sabes, no quiero nada ni emocional ni sexual contigo.
Este momento partió mi vida en dos, a pesar de todo, yo lo amaba y quería tenerlo en mi vida, quería que habláramos de frente como dos personas maduras pero él se negó rotundamente. Sí, ahora concluyo que fue muy cobarde al hacerlo de esta forma.

Desde hace algunos años, los hombres están adoptando actitudes que antes solo eran privativas para el género femenino, entre ellas, negarse a hablar con sus parejas cuando hay algún tema complejo (la ruptura de la relación, por ejemplo)

Es de esperarse que eviten cualquier tipo de contacto, máxime si existe la firme posibilidad que haya iniciado una nueva relación.


Él no volvió y yo perdí el control de mis emociones ante el dolor que me embargaba y empecé a hacer cosas que solo haría una persona que ha perdido la cordura. No las menciono acá porque sería revivir una etapa de la que me avergüenzo pero que tuve que vivir para saber quién era él, pero lo más importante quién era yo.

Con el transcurso del tiempo, una vez elaborado adecuadamente el duelo, podrás reintentar encontrar otro masculino que te sea mas funcional.

Fue un torbellino de sentimientos, emociones, secretos, mentiras... me sentía devastada. El hombre que yo amaba era un monstruo y yo me había convertido en él.

Él te dejó, factiblemente, porque ya tenía tal idea en mente, y mas factible aún, porque encontró un reemplazo que consideraba viable.

Un día desperté llorando y decidí acabar con todo, no era justo conmigo, a pesar de todo yo me consideraba una mujer bonita, inteligente, honesta, leal y que lo había amado tanto como pude.

Con lo fluido y poco consistente accionar en las actuales relaciones, es muy factible que te vuelva a suceder. Como a otra consistente cantidad de usuarios y lectores de este espacio Web.

Después de 6 meses de la ruptura que se dió a través de un mensaje de texto y un año preciso desde que inició nuestra relación, decidí aplicar el contacto cero. Desaparecí de su vida y corté relación con todo lo que teníamos en común, amigos, profesión, deporte. TODO.

Es, hoy día, una constante.

El hecho de no querer enfrentar la ruptura y hacerlo a través de algún sistema de mensajería instantánea o chat, es sinónimo de falta de compromiso.


Esta falsa relación dejó mi autoestima por el piso pero aprendí dolorosamente muchas cosas.

No fue una falsa relación.

Sino una relación que concluyó mal, que es muy distinto.


Aprendí que las personas podemos llegar a actuar de formas muy peligrosas cuando tocan nuestras heridas más profundas. Descubrí que todos somos cajas de sorpresas y que la lealtad y respeto es cosa de pocos. Descubrí que cuando una persona decide irse no se le puede insistir, solo te haces a un lado y desapareces.

Llevo unas cuantas décadas estudiando la naturaleza humana, descubrí que la irrupción de, primero, los programas de mensajería instantánea para computadora, y luego los teléfonos celulares, se habilitó la «ruptura exprés» sin ningún cargo de conciencia ni remordimiento alguno.

Todavia recojo los pedazos que quedaron de mí, no soy la misma y creo que una importante parte de mi amor hacia el otro murió por siempre.

La humanidad, estimada Lucre 131, avanza para sus integrantes se vayan quedando cada vez mas solitarios.

Mientras campee el egoísmo unipersonal, tal actitud y su consecuencia, la vida solitaria es, cada vez, mas inevitable.

Saludos y mucha fuerza.
Sale con fritas!
Y con sushi.

Borders? I have never seen one. But I have heard they exist in the minds of some people. Thor Heyerdahl

 

     
passport